La "novela negra", una crítica ideológica de la sociedad norteamericana

Javier Coma analiza en un libro la narrativa policíaca

El ensayista y crítico catalán Javier Coma, autor de Los comics, un arte del siglo XX y Del gato Félix al gato Fritz, firmó ejemplares en Madrid, en la librería Totem Comics Shop, de su último libro, La novela negra editado por El Viejo Topo, una visión histórica de la narrativa policiaca norteamericana, con análisis específicos de los autores más conocidos del género. En el mismo acto, el periodista y escritor Jorge Martínez Reverte, autor de la novela Demasiado para Gálvez, comentó el contenido del libro, que en Barcelona fue presentado por el escritor Manuel Vázquez Montalbán.

El libro lleva como subtítulo «Historia de la aplicación del realismo crítico a la novela policíaca norteamericana». En sus capítulos recorre las distintas etapas históricas durante el presente siglo, en sus vertientes literarias y sociales, con estudios de la obra de Dashiell Hammett, William Riley Burnett, James Cain, Horace McCoy, Don Tracy, Jim Thompson, Raymond Chandler, Ross Macdonald, David Goodis, William McGivern, Chester Himes y Donald Wstlake. El libro se completa con anexos de seudonimografía, cronología, mitología, filmografía y bibliografía.Javier Coma (Barcelona, 1939) declara que el género de la novela negra rompe con la novela puramente de intriga o de enigma tradicional. «Lo importante de la novela negra no es que el lector descubra al culpable, sino el propio concepto de novela de primera línea, realista y crítica, aplicada al fenómeno del crimen a partir de los años veinte».

Para delimitar este género literario, de amplia repercusión popular en sus lectores, Javier Coma ofrece unas notas para construir una definición: el género abarca, cronológicamente, desde el año 1920; tiene su centro geográfico en Estados Unidos, el tema que trata es el hecho del crimen y estéticamente es una aproximación literaria, distinta de la para literatura de la novela policíaca.

«La literatura negra norteamericana», señala Javier Coma, «como otras manifestaciones típicamente americanas, el jazz y el comic, sería más apreciada si la hubieran difundido los servicios culturales de Estados Unidos, cosa que no ha ocurrido por su carga de crítica ideológica de la sociedad norteamericana, y no la han podido utilizar como propaganda cultural. Hay que recordar que durante la «caza de brujas» de McCarthy se frenó la difusión de estos autores.

La vinculación del género a Estados Unidos está muy clara para el autor de La novela negra. «Norteamérica ha tenido una prohibición, donde aparecen los gangsters; una depresión, con el surgimiento de los delincuentes rurales; una posguerra, con "caza de brujas, los fenómenos raciales, una serie de acontecimientos muy vinculados a la influencia del crimen, no sólo de sangre, en el desarrollo social. La literatura negra empieza a ser una crónica de una actualidad vigente, con una fuerza y un poder muy superior a fenómenos paralelos en Europa. En las últimas décadas predomina "el delirio del orden". Con la guerra de Vietnam, el auge del problema racial y la institucionalización de la mafia, el americano medio ha llegado a un desencanto absoluto sobre la fuerza y la moralidad oficial de su propio país, y en la novela negra la sátira ha sustituido a la epopeya de antes».

Javier Coma opina que la novela negra prefiere los hechos al pensamiento. «En los años veinte, surge con el dominio de la imagen, cine y comics, en la cultura de masas. Desde Hammett, funciona por imágenes, diálogos y una descripción muy objetiva de lo que pasa. Con el cine se produce un fenómeno de ósmosis, ya que los primeros novelistas negros fueron contratados por Hollywood por la importancia que daban a los hechos y a los diálogos. La relación mítica aparece al interpretar el actor Humphrey Bogart cuatro películas basadas en novelas: El halcón maltés, (Hammett), El sueño eterno (Chandler), El último refugio (Burnett) y, Senda tenebrosa (Goodis)».

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Respecto a la posibilidad de una novela negra creada por escritores españoles, Javier Coma declara que «la fuerte autocrítica social y política y la violencia de expresión literaria inherentes a la novela negra americana, no encuentra en España las circunstancias políticas para poder expresarse libremente.

En un reciente informe sobre la novela negra, publicado en la revista El Viejo Topo, doce especialistas españoles seleccionaron a los clásicos del género y sus novelas, entre los que figuraban Chandler (El largo adiós); Hammett (Cosecha Cosecha roja y El halcón maltés); Cain (El cartero llama dos veces); Macdonald (El hombre enterrado); McCoy (Luces de Hollywood); Thompson (1.280 almas); Goodis (Disparen sobre el pianista) y Chase (El secuestro de miss Blandish).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS