Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet cancela su gira asiática tras la negativa filipina a recibirle

El presidente chileno, Augusto Pinochet, que se encuentra en las islas Fidji, decidió regresar mañana lunes a Chile, tras la negativa del Gobierno de Filipinas a recibirle en visita oficial.Según se supo el sábado en fuentes bien informadas, Pinochet tomó esta decisión hacia las once de la mañana, hora local, «debido a las excusas inaceptables que le presentó el Gobierno del presidente de Filipinas, Fernando Marcos».

Pinochet había iniciado a mediodía del viernes una gira presidencial por varios lugares del Pacífico, que incluía las islas de Pascua, Tahiti, Fidji, Manila y Hong-Kong.

Noticias difundidas por emisoras de radio, que cubren el viaje del presidente Pinochet, señalaron que éste y su séquito tuvieron problemas en el aeropuerto de Nandu (Fidji), al pasar por la aduana, y el avión del presidente, un Boeing de la línea aérea nacional, Lan-Chile, tuvo que pagar una cantidad extra para repostar combustible.

Por otra parte, el embajador de Chile en Manila se reunió ayer con el ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas para conocer detalles sobre la negativa a recibir al presidente Pinochet.

La decisión del mandatario filipino, Fernando Marcos, de pedir a Pinochet que suspendiera su viaje a Manila es uno de los más serios reveses políticos sufridos por el dictador chileno en los últimos tiempos. Es significativo además que las acusaciones de «represor» formuladas por los sindicatos filipinos contra el régimen de Pinochet hayan pesado de manera tan definitiva en el presidente Marcos, que dirige un régimen no especialmente señalado por su carácter democrático y respetuoso de los derechos humanos.

En círculos de oposición chilena se interpreta que la suspensión unilateral de la visita (el presidente Marcos adujo como excusa que tenía que atender «asuntos urgentes» en su país) se debe en buena parte a la presión norteamericana. En algunos medios de información de Estados Unidos ya hablan aparecido veladas críticas contra el régimen filipino por su decisión de recibir oficialmente a Augusto Pinochet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de marzo de 1980