Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

"Vamos a ganar"

«Vamos a ganar», afirmó ayer el ministro de Educación,José Manuel Otero Novas, antes de acudir al Pleno del Congreso, como el entrenador de fútbol antes de saltar sus jugadores al campo. El ministro, que dijo también que el Estatuto de Centros «será eterno», hizo tres viajes al País Vasco para pedir al PNV su regreso al Parlamento cuando este proyecto de ley se discutía en la Comisión de Educación.Es indudable que, pese a la confianza del ministro en la victoria final, la vuelta del PNV al Parlamento, circunstancia a la que se ha referido hace un par de días su presidente, Carlos Garaikoetxea, supondría un gran alivio para el partido del Gobierno, sobre todo si este regreso se produjera antes de que finalice el debate sobre el Estatuto de Centros Escolares.

El Grupo Centrista no puede desdeñar ningún voto para sacar adelante una ley que requiere la mayoría absoluia, aunque ésta pueda estar garantízada con los votos de Coalición Democrática, algunos de los del Grupo Mixto y los de la Minoría Catalana, siempre que ésta no modifique su intención de voto, lo que no es del todo imprevisible.

UCD no ignora que, fuera del territorio de las nacionalidades históricas y desde la visión superficial del hombre de la calle, los partidos nacionalistas, por el mero hecho de serio, gozan dé una equívoca aureola de partidos de izquierda.

Desde esta perspectiva, la aspiración de UCD de «vencer y convencer» con esta ley podría satisfacerse mucho más si llegase a contar con el voto favorable del mayor número posible de los grupos de la Cámara. Ello contribuiría además a reforzar la teoría centrista de que sólo los marxistas se oponen a esta ley.

El PNV es claramente partidario de la libertad de enseñanza, tal y como la interpreta UCD a través de su proyecto de Estatuto de Centros Escolares. Iñigo Aguirre, diputado que representó a este partido en la ponencia de Educación, afirmó en su día el apoyo del PNV al proyecto de ley y su convicción sobre la constitucionalidad del mismo.

Según se desprende del programa de gobierno del Partido Nacionalista Vasco en materia educativa, el respeto al ideario de centro y el principio de «líbertad de enseñanza» son compatibles con la aspiración a implantar en un futuro la ikastola nacional, que el PNV concibe como «un centro público y abierto a todos los hijos de nuestro pueblo, por encima de las diferencias».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 1980