Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos no acudirá a los Juegos Olímpicos de Moscú

La fecha tope del 20 de febrero, propuesta por la Administración Carter para que los soviéticos retirasen sus tropas de Afganistán, concluyó sin ninguna novedad. Los rusos siguen donde estaban, y el presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, considera válido el ultimátum de ayer, 20 de febrero,para justificar su plan de boicotear la presencia de atletas norteamericanos en los próximos Juegos Olímpicos de Verano en Moscú. Hodding Carter, portavoz del Departamento de Estado, confirmó que Estados Unidos «irá hasta el final», en un programa político aprobado por el Congreso y apoyado por la mayoría de los ciudadanos estadounidenses. Entre tanto, en Lake Placid, en el estado de Nueva York, prosigue la celebración de la Olimpiada de Invierno, centrando la atención del público en el duelo deportivo entre EEUU y la URSS para conseguir el máximo de medallas de oro. Por el momento, los soviéticos ganan ampliamente la batalla olímpica, con un total de dieciséis medallas (siete de oro) contra cinco para los norteamericanos (tres de oro).El presidente Carter insiste en que la estrategia de no acudir a la Olimpiada de Verano es la mínima réplica pacífica a la política de expansionismo soviético, ilustrada con la reciente invasión de Afganistán. Carter repite que los soviéticos deben retirarse de Afganistán y continuar las negociaciones de desarme con Estados Unidos, cuyos últimos acuerdos negociados sobre limitación de armas estratégicas, los SALT II, se encuentran «paralizados» por parte del Congreso de Estados Unidos.

Pasa a página 3

Carter confía en el apoyo europeo

(Viene de primera página)

Washington espera también que la actual gira del secretario de Estado, Cyrus Vance, por cuatro capitales europeas (Bonn, Roma, París y Londres) concluya con un apoyo de los principales países de Europa occidental a la política de Washington frente a Moscú. Toda la atención se centra en cuál será la reacción de Alemania, cuyo canciller, Helmut Schmidt, viajará el próximo mes a Washington. Si Bonn apoya las tesis de Washington, boicoteando a su vez las Olimpiadas en Moscú, es probable que otros países europeos sigan por el mismo camino. Por lo menos, esto es lo que se cree en la capital de Estados Unidos.

Entre tanto, el presidente Carter continúa recogiendo los frutos electorales de su política exterior, relegando en un segundo término la problemática de la situación socioeconómica de Estados Unidos. Según una encuesta realizada conjuntamente entre el diario The New York Times y la cadena de televisión CBS, entre el electorado demócrata, el 58% prefiere a Carter en la presidencia y sólo el 23% desearía a Kennedy. Entre los repúblicanos, los electores dan un 33% de votos para Reagan y un 24% para Bush. Respecto al aumento de los gastos de defensa en Estados Unidos, son partidarios de tal política el 71 % de electores republicanos y el 63% entre los demócratas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 1980

Más información