Ministro y frente sindical buscan hoy soluciones para el sector agrario

El ministro de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, se reúne hoy con representantes del Frente Sindical Agrario para estudiar los problemas más acuciantes del sector, especialmente la subida de los costes que han originado una disminución de la capacidad adquisitiva de los agricultores.El denominado Frente Sindical Agrario está integrado por cuatro organizaciones agrarias de ámbito nacional: Federación de Trabajadores de la Tierra (FTT-UGT), Centro Nacional de Jóvenes Agricultores (CNJA), Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (CNAG) y Unión de Federaciones Agrarias de España (UFADE). Queda descolgada del mismo la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), que junto con las cuatro primeras negoció los precios agrarios durante el pasado año, empeñada hoy en un frente de movilizaciones contra el Ministerio.

El orden del día de la reunión de hoy entre el frente agrario y el ministro de Agricultura se basa, fundamentalmente, en la plataforma reivindicativa de los sindicatos, que integra temas referidos a precios de los fertilizantes; pago inmediato de la subvención al gasóleo agrícola; una nueva y urgente negociación de precios agrarios; la urgente incorporación de los representantes agrarios a los órganos decisorios del FORPPA; equiparación en las prestaciones de la Seguridad Social Agraria; control de las importaciones legales y clandestinas (referidas sobre todo a carne, alubias, patatas y garbanzos) y la puesta en vigor de la ley de Financiación Agraria.

Pérdida del poder adquisitivo

Sin duda, de todos estos temas, los que más preocupan al Frente Sindical Agrario son los primeros, que suponen una considerable pérdida del poder adquisitivo de los agricultores y el empobrecimiento del medio rural. En relación al primero, los agricultores rechazan toda subida no negociada de los abonos y denuncian el cierre de las ventas como un atentado directo a la comunidad.El Frente Sindical Agrario exige el pago inmediato de la subvención al gasóleo del segundo semestre de 1979. En este sentido, el secretario general de la FTT, Angel Fernández, ha manifestado a Efe que no ha sido eficaz el sistema usado hasta ahora para la devolución de las cinco pesetas por litro consumido; al tiempo, recuerda que este factor básico de la produccIón experimentó el año pasado una subida del 117% (es el combustible que más ha subido).

En cuanto a una nueva negociación de precios, Angel Fernández dijo que «es urgente adecuar los precios a la realidad», y pretende que el Gobierno reconozca incrementos de uno o dos puntos por encima de las previsiones para el IPC, con el fin de evitar una nueva caída del poder adquisitivo del agro en 1980. «Este año», dijo, «va a ser el del sí o el no en el campo, y lo tiene que decir el Gobierno. Si no se atienden estas reivindicaciones, el campo va estar caliente.»

Por su parte, en unas declaraciones a RNE, el ministro de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, ha manifestado su esperanza de encontrar solución a estos problemas en la reunión de hoy. Reconoce que el sector agrario ha actuado como factor de contención de la inflación, pero perdiendo mucha de su capacidad adquisitiva.

Por su parte, la COAG (cuyo pleno estuvo reunido durante todo el día de ayer) hizo público un comunicado condenando estas declaraciones del ministro a diversos medios de comunicación. El sindicato las considera tendenciosas, «cuando el ministro asegura que la COAG se automargina de estas negociaciones y se dedica a movilizar demagógicamente a los agricultores sin haber intentado previamente el diálogo».

Responde el sindicato que nunca se ha automarginado; que ha solicitado en reiteradas ocasiones una entrevista al ministro (la última, en mano, anteayer) y que incluso estaría dispuesto a asistir a la reunión de hoy, siempre y cuando lo hiciera con su propia identidad, y no integrado en un frente agrario. Considera en este sentido la COAG que en el campo existen intereses contradictorios -hasta antagónicos- que no se pueden mezclar en una estrategia global.

Emplaza la COAG públicamente al ministro para negociar la plataforma que tiene presentada desde hace tiempo, «que, en contra de lo manifestado por el señor Lamo», dicen, «difiere bastante de la planteada por el frente común». «Nosotros venimos argumentando que se debe negociar una política global para el campo, que no pasa sólo por los precios -como quieren el resto de los sindicatos-, sino también por una limitación de los costos y por una reforma de las estructuras».

« En caso de no ser atendidas nuestras peticiones, continuaremos adelante con la campaña de movilizaciones que tenemos anunciada, que se concreta en la salida de tractores a las carreteras en Palma de Mallorca, registrada ayer (casi mil tractores en Alcudia, Manacor y Santiñy), a la que seguirán acciones similares, a partir del próximo día 4 de febrero, en Cataluña, Aragón, Rioja, norte de Castilla, León, País Valenciano, Murcia y Ciudad, Real.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de enero de 1980.