Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La responsabilidad de la oposición

Collado Mediano (Madrid)

Me gustaría comentar el artículo publicado en estas páginas el martes 8 de enero por Francisco Alburquer que bajo el título «Las responsabilidades sobre la tragedia y la democracia». No me cabe la menor duda de que el asesinato de los dos jóvenes estudiantes merece una seria reflexión. Lo que ocurre es que la del señor Alburquerque es muy poco seria. Tratar de instrumentalizar dos muertes y el proyecto de ley de Autonomía Universitaria para culpar y achacar responsabilidades al conjunto de las fuerzas representadas en el Parlamento es querer engañarse y como creo que el señor Alburquerque no trata de engañarse, la conclusión lógica es que intenta engañarnos a los demás. aunque para ello tenga que falsear la realidad.

Las responsabilidades de las dos muertes y del proyecto de ley corresponden a la institución que dentro del aparato de Estado burgués se encarga de la represión (la policía) y al Gobierno de UCD. No vamos a hablar aquí de lo que significa el poder represor y de clase del capitalismo monopolista aunque solamente así se comprenderían realmente estos fenómenos. Pero su intento de «colar» en el mismo saco al poder político económico real de este país y a la oposición democrática con representación parlamentaria es parte de una política en modo alguno novedosa, tan burda como interesada.

Son ya viejas las diatribas políticas que acaban en el «todos son iguales». Después de algunas de ellas se han instalado en el poder conocidas dictaduras fascistas o «regímenes autoritarios», como gustan decir ahora desde las esferas del poder quienes compartieron responsabilidades en una de ellas. Y aunque conozco la trayectoria de oposición del señor Alburquerque y no le considero un fascista, quizá es este tipo de actuación política dirigida, conscientemente o no a socavar las posiciones de la izquierda parlamentaria la que produce «la hospitalidad que a menudo me suelen dar estas páginas», como señala en su artículo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 1980