Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carter y Suárez, partidarios de reforzar la seguridad occidental

El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, y el jefe del Gobierno español, Adolfo, Suárez, coincidieron ayer en Washington en «la necesidad de reforzar la seguridad occidental y expresarla en medidas concretas» que hagan ver a la Unión Soviética las consecuencias de su intervención en Afganistán. En estos términos se expresa el comunicado final conjunto con el que se cerró la visita relámpago y de trabajo del presidente Suárez a Washington, que se inició a las diez y media de la mañana de ayer y concluyó a media tarde, hora de Estados Unidos.

El presidente Suárez, quien llega en la madrugada de hoy a Madrid, ha conversado en la Casa Blanca, primero en privado, en el «despacho oval», y luego en un almuerzo, con el presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, sobre las siguientes cuestiones: invasión soviética de Afganistán, crisis de Irán y de Oriente Próximo, Iberoamérica, el Caribe y la cooperación hispanonorteamericana en cuestiones de seguridad occidental, según afirma el comunicado final conjunto.Sólo seis horas ha durado la visita del presidente Suárez a Washington, quien viajó a la capital norteamericana acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y de los directores generales del palacio de Santa Cruz de las áreas de Africa y Asia, América del Norte y Europa, señores Aguirrebengoa, Durán y Del Pino.

Suárez llegó a las 10.30 de la mañana (hora de Washington) a la base aérea de Andrews, donde fue recibido por el secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vance, quien acompañó al jefe del Gobierno español y al ministro Oreja, en helicóptero, al centro de Washington, al parque Elipse de la capital americana. Desde allí, Suárez se retiró a descansar durante una hora a su residencia, la Blaire House (residencia de invitados oficiales en Washington), y posteriormente, a las 12.30, se trasladó a la Casa Blanca, donde fue recibido por el presidente Carter.

En la Casa Blanca, Carter y Suárez conversaron en privado en el «despacho oval» del presidente americano y luego participaron en un almuerzo de trabajo, al que también asistieron el ministro Oreja, el secretario de Estado americano, Cyrus Vance, y el consejero de Seguridad del presidente, Zbigniew Brzezinski, así como los embajadores de ambos países, José Lladó y Terence Todman.

Pasa a página 13

Suárez y Carter hablaron de la seguridad occidental y de los problemas de la actualidad internacional

(Viene de primera página.)

El presidente del Gobierno español se ha marchado de Washington sin tener contacto alguno con los medios informativos. Los únicos elementos de análisis lo constituyen el comunicado conjunto y una breve declaración del portavoz de la Casa Blanca, Joddy Powell, quien calificó el encuentro Suárez-Carter como «muy cordial y productivo». Powell añadió que ambos políticos acordaron mantener encuentros regulares.

En relación con el contenido del documento público final, es de señalar que en él, después de destacar la existencia de «estrechas relaciones entre ambos países» y de recoger elogios de Carter a la política de Suárez en el proceso democrático español, se inserta el agradecimiento del presidente norteamericano por el apoyo de España al esfuerzo internacional en pro de la liberación de los rehenes norteamericanos mantenidos en Irán (apoyo conseguido en Madrid después de una fuerte presión americana). Asimismo se señala que ambos políticos estuvieron de acuerdo en la defensa de la ley y en la necesidad de articular esfuerzos para salir de la crisis iraní.

Más adelante se refiere a la inasión soviética de Afganistán, que condenaron mutuamente, a la vez que acordaron la necesidad de instrumentar medidas conjuntas, no se dice cuáles, en defensa de la seguridad occidental. El comunicado hace mención de la admiración que produjo en Carter el conocimiento que Suárez tiene de Oriente Próximo, lo que puede ser una alusión a las supuestas ideas que Suárez propuso a Schmidt como necesarias para poder salir de la crisis árabe-israelí.

Sobre las relaciones España-Estados Unidos, la próxima renegociación del Tratado de Amistad y Cooperación y la eventual incorporación de España a la OTAN, no se indica nada concreto en el comunicado final, aunque sí una alusión indirecta en sus comienzos cuando se habla de la «cooperación hispano-norteamericana en materia de seguridad occidental». Esta frase y la que se refiere al deseo de ambas partes de tomar medidas concretas contra la invasión de Afganistán sugieren iniciativas que bien podrían materializarse en tres temas: renovación del Tratado Madrid-Washington, eventuales facilidades para la utilización en esta crisis de las bases americanas como puente aéreo (aunque fuentes diplomáticas desmintieron ayer esta posibilidad en Washington) y posible acercamiento paulatino de España a la OTAN.

Es de subrayar que en el comunicado se elude toda referencia a la segunda fase de la Conferencia Europea de Seguridad y de Distensión que debe inaugurarse en Madrid a principios de noviembre. Por último, también cabe destacar que Oreja no acompañará a Suárez en su viaje de regreso a España. El ministro español de Exteriores viaja hoy a Nueva York para entrevistarse con el secretario general de la ONU, Kurt Waldheim, y mañana se desplazará a Santa Cruz para asistir a una reunión de los cancilleres del Pacto Andino.

Comunicado oficial

Este es el texto del comunicado emitido ayer por la oficina de prensa de la Casa Blanca, al término de la visita del presidente Suárez: «El presidente Carter se reunió hoy con el primer ministro de España, Adolfo Suárez. Los dos líderes tuvieron un almuerzo de trabajo, en la sala de reunión del gabinete, con altos funcionarios de ambos Gobiernos.

El presidente y el primer ministro hicieron notar con satisfacción las estrechas relaciones entre los dos países y discutieron una serie de temas internacionales que son de interés especial para ambos. Entre ellos se incluyeron las crisis de Irán y Afganistán, la situación en Oriente Medio, Iberoamérica y el Caribe, y la cooperación hispano-norteamericana en cuestiones de seguridad occidental.

El presidente Carter, después de felicitar al primer ministro por su vigoroso liderazgo en la evolución de la democracia española, expresó su agradecimiento y el de todo el pueblo americano por el apoyo de España al esfuerzo internacional por conseguir la liberación de los rehenes norteamericanos mantenidos por Irán en desafío a los principios internacionales, al derecho y a la ley. El presidente y el primer ministro acordaron que el principio de la ley, vital para toda la comunidad mundial, está en juego en esta crisis. El presidente y el primer ministro se mostraron de acuerdo también en que utilizarán todos sus esfuerzos para convencer a las autoridades iraníes de que liberen, ilesos, a los rehenes.

Los dos líderes intercambiaron puntos de vista sobre la Invasión armada soviética y la ocupación de Afganistán. Acordaron que esta acción soviética, en violación flagrante de la Carta de las Naciones Unidas, constituye una amenaza muy seria a la paz internacional. Al condenar la agresión soviética, el presidente y el primer ministro estuvieron de acuerdo en la necesidad de reforzar la seguridad occidental y expresarla en medidas concretas que hagan ver a la Unión Soviética las consecuencias de su conducta.

Durante sus discusiones sobre otros puntos de interés común para ambos Gobiernos, el presidente Carter expresó su admiración por los conocimientos a fondo del primer ministro, basados en sus contactos y experiencia histórica en Oriente Medio, Africa e Iberoamérica. El presidente recibió con agrado las propuestas constructivas que el primer ministro hizo en relación con esas parte del mundo y se mostró de acuerdo en que sería útil intensificar las consultas hispano-norteamericanas para que ambos países puedan trabajar por la paz y la estabilidad de esas regiones.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 1980

Más información