Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis en Asia central

La URSS acusa a Carter de iniciar una nueva "guerra fría"

La Unión Soviética acusó ayer al presidente Carter de haber iniciado una nueva guerra fría y calificó las medidas adoptadas por Washington de «flagrante violación» de los compromisos norteamericanos.En su primera reacción al discurso pronunciado en la madrugada de ayer por el presidente norteamericano, la agencia soviética Tass acusó a Carter de haber calumniado a la Unión Soviética con su explicación de la invasión de Afganistán, que utiliza como pretexto para la adopción de medidas punitivas unilaterales contra Moscú.

«Estas medidas», prosigue Tass en su crítica, «han sido sacadas del arsenal de la guerra fría y constituyen una flagrante violación de los compromisos norteamericanos con la URSS. Con ellas, la Administración norteamericana muestra su desprecio por el desarrollo positivo de la cooperación entre ambos países. Carter intenta crear la falsa impresión de que la URSS persigue otras metas, a parte de ayudar a Afganistán a expulsar la agresión extranjera en la que participan y dirigen Estados Unidos y China», dice la agencia oficial soviética.

MÁS INFORMACIÓN

El diario Pravda, por su parte, advirtió ayer a Pakistán de no inmiscuirse en los asuntos internos del pueblo afgano, lo que hace pensar que la crisis internacional podría empeorar aún más en el futuro.

«El grueso del Ejército y de los mercenarios que los imperialistas utilizan en su lucha contra Afganistán se encuentra en el territorio paquistaní». indica Tass, y añade: «pero aún queda tiempo para que Pakistán ponga fin a su injerencia en los asuntos internos del pueblo afgano.»

Para algunos observadores diplomáticos en Moscú, el artículo de Pravda, publicado a las pocas horas del discurso de Carter, es un presagio de que el escenario de la crisis se trasladará, en breve, a la región fronteriza entre Pakistán y Afganistán.

Es en esta región, precisa el órgano del Partido Comunista soviético, donde se encuentra «la plaza fuerte de las actividades subversivas», dirigidas contra el régimen promoscovita de Afganistán.

En su artículo, Pravda estima que Pakistán constituye uno de los principales eslabones en la nueva «doctrina de hegemonismo» norteamericana, junto con Israel, Somalia, Egipto y otros estados árabes.

Los observadores asiáticos afines a los criterios soviéticos estiman que Moscú se siente seguro de que, sea cual fuere el partido o combinación de partidos que triunfe en las elecciones indias, este país se verá obligado a fortalecer sus relaciones con la URSS, para hacer frente a Pakistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de enero de 1980

Más información

  • Las medidas son una "flagrante violación" de los compromisos norteamericanos