Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barricadas y manifestaciones en Madrid tras la muerte de dos estudiantes por disparos de la policía

Conatos de manifestación y levantamiento de barricadas se sucedieron durante toda la jornada de ayer en diversos puntos de Madrid, como respuesta estudiantil a la muerte de Emilio Martínez y José Luis Montañés. Por otra parte, no está suficientemente probado que los disparos de la policía que causaron la muerte de los dos jóvenes partieran sólo de la dotación del jeep acorralado en la ronda de Valencia. La explicación que el ministro del Interior, Antonio Ibáñez Freire, dio ayer en el Parlamento de los sucesos del jueves fue considerada insuficiente por el líder socialista, Felipe González. Los entierros de los dos estudiantes se efectuarán hoy en Carabanchel.

Todos los centros universitarios de Madrid cerraron ayer sus puertas, en señal de duelo, y se produjeron pequeñas asambleas en algunos de ellos, así como actos de protesta y manifestaciones estudiantiles en varias ciudades españolas. Numerosísimos comunicados de condena llegaron a los medios informativos, y Comisiones Obreras anunció que no se sumaba a las movilizaciones previstas para la jornada de ayer, aunque condena las muertes de los estudiantes.Anoche se produjo un gran colapso circulatorio en Atocha, Embajadores y numerosas zonas del centro y sur de la capital, debido a la colocación de numerosas barricadas. La actuación de grupos de manifestantes y la actuación policial para tratar de cortarles el paso dio motivo a escenas de gran tensión y reiterados gritos contra la policía. En el curso de estos hechos se produjo un herido en la calle de Santa María de la Cabeza.

Pasadas las diez y cuarto de la noche comenzó a ser restablecida la circulación. La policía estuvo retirando barricadas, cajones de herramientas y bancos atravesados en las calles, así como coches volcados y cabinas telefónicas rotas. En algunos casos, los agentes fueron ayudados por otros ciudadanos.

En relación con los hechos del jueves, se sabe que los disparos que causaron la muerte de uno de los jóvenes pudieron no haber partido de las armas de los seis ocupante del Land Rover policial que fue semiacorralado por los manifestantes, según fuentes dignas de crédito consultadas por EL PAIS. Las balas que mataron a José Luis Montañés pudieron haber partido de las armas de otros policías antidisturbios apostados en las inmediaciones y en los tejados y azoteas próximos.

Esta teoría la abonan los hechos de que fueron recogidos bastantes más casquillos que los aproximadamente veinte que reconocieron haber disparado los seis policías del Land Rover; que los orificios de las dos balas mortales tenían trayectoria descendente bastante pronunciada, y, finalmente, que el lugar donde fue semicercado el vehículo policial dista más de veinticinco metros del sitio donde fueron recogidos los dos jóvenes abatidos a balazos.

Los seis policías que ocupaban el coche y el teniente que mandaba los cuatro vehículos que intervinieron en los sucesos fueron puestos a disposición del juez de guardia. Las armas de los seis policías fueron requisadas y se procede a un estudio pericial. El juez posee también la bala extraída del cuerpo de Emilio Martínez.

En conferencia de prensa concedida a última hora de la tarde de ayer, la familia de José Luis Montañés salió al paso de informaciones del Gobierno Civil y de algunos medios informativos, según las cuales el joven podría ser un agitador profesional. Informaron también que las autoridades no les avisaron de su fallecimiento -que conocíeron por la radio-, pese a que, según comprobaron después, conocían su identidad y su domicilio.

Páginas 11, 12, 13 y 14 Editorial en página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 1979

Más información

  • Diversos incidentes en otras ciudades