Graves disturbios antiamericanos en Libia y Arabia Saudí

El Gobierno de Estados Unidos aceleró ayer los planes para reducir su personal diplomático en una quincena de sus embajadas, ante la ola de manifestaciones antinorteamericanas desatada en el mundo musulmán.Aunque Washington había solicitado hace diez días, a raíz del ataque contra su embajada en Pakistán, protección especial a los Gobiernos con población musulmana, el asalto del domingo contra la de Trípoli (Libia) ha convencido a las autoridades del peligro en que se encuentran sus funcionarios.

Dos millares de manifestantes, que pedían apoyo para el ayatollah Jomeini, de Irán, atacaron y prendieron fuego a la embajada de Estados Unidos en Trípoli, capital libia, el pasado domingo.

El Departamento de Estado informó que los doce diplomáticos y otras nueve personas que se encontraban en la embajada, consiguieron escapar por una puerta lateral y ponerse a salvo.

Por otra parte, según el periódico libanés Al Safir, varios manifestantes perdieron la vida y otros muchos resultaron heridos cuando las fuerzas de seguridad saudíes intentaron disolver, el pasado 27 de noviembre, varias manifestaciones de «solidaridad con Irán y contra Estados Unidos» en las regiones orientales de Ras Tanura, Al Jofaji Bajiz y Safua, principales centros petroleros de Arabia Saudí.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS