Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las presidentas americanas

En nombre de la Comisión de Solidaridad con la señora de Perón, me permito formular las siguientes puntualizaciones, con ruego de publicación:1. En información de EL PAIS (18-11-1979) sobre la nueva presidenta de Bolivia, se desliza un error que va más allá de la imprecisión histórica. Al aludir a Lidia Gueiler como «la primera presidenta de América» se omite señalar que en verdad la primera mujer que accedió a ese cargo, elegida democráticamente, es la señora de Perón, en Argentina. Como compañera de fórmula del general Perón logró en elecciones libres, en 1973, el respaldo del 62% del electorado (7.600.000 votos).

2. La señora (le Perón fue derrocada por el golpe de 1976, antes que concluyera su mandato. Desde entonces sufre prisión con incomunicación total, se la despojó de sus derechos civiles y políticos, sela sometió ajueces especiales, se confiscaron sus bienes, tiene doble proceso, etcétera. Recientemente, Videla anunció a la revista Veja que la señora de Perón pasará pronto a régimen carcelario común, en condiciones más severas aún. Se castiga en su persona lo que ella representa.

3. Fue el Justicialismo quien concedió, en 1952, el derecho electoral a la mujer, incorporando a cuatro millones de ellas a la vida pública y llevando ese mismo año a treinta mujeres al Parlamento nacional. Eva Perón fue proclamada a la vicepresidencia en el 1952.

4. Como justicialistas no podemos sino saludar la llegada de otra mujer a la presidencia de un país hermano, pero, en nombre de la verdad histórica, queremos rectificar la reiterada alusión de EL PAIS en este punto que recogieron correctamente otras fuentes informativas. A la vez llamamos la atención sobre la situación de la señora de Perón, cuyo caso es una palmaria muestra del «humanitarismo selectivo» que describiera Juan Goytisolo en páginas de este mismo periódico (10-1-1978). La opinión mundial está absolutamente desinformada sobre la situación de la señora de Perón y las múltiples condenas internacionales en este terreno no recogen el

(Pasa a página 12.)

Las presidentas americanas

(Viene de página 11) suyo como un caso que, a cuatro años, lejos está de tratarse y cerrarse con justicia. Quizá la señora Gujiler pueda levantar su voz de mujer latinoamericana y presidenta para arrancar de su prisión a la primera presidenta de América. Como justicialistas ya se lo hemos pedido así.

(secretario. Comisión de solidaridad con la señora de Perón)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de noviembre de 1979

Más información