Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LEÓN

Tres campesinos, detenidos tras el atentado que cortó la vía férrea Palencia-La Coruña

Tres dirigentes de la Unión de Campesinos Leoneses han sido detenidos por supuesta implicación en los atentados que ayer se registraron en la provincia y que algunos medios han vinculado con el conflicto de la alubia.

Dos artefactos explosivos, cuya naturaleza todavía se desconoce, hicieron explosión, a la una y media de la madrugada de ayer, en un tramo de vía férrea Palencia-La Coruña, próximo a la localidad de Astorga, y destruyeron una unidad del sistema del control automático, un teléfono y un poste del tendido eléctrico. En la misma estación de Astorga, personas no identificadas colocaron dos bombonas de gas butano bajo un vagón de abono, las rociaron con gasolina y les prendieron fuego a continuación, sin que llegaran a explotar, gracias a la rápida intervención del personal de Renfe.El corte producido en la línea férrea por las dos explosiones pudo haber provocado consecuencias graves, porque a una hora próxima a la que se registró el atentado debían efectuar ese trayecto los expresos Madrid-El Ferrol-La Coruña, que tiene salida de León a las 3.20, pero que ayer circulaba con considerable retraso. Este tren, al igual que el expreso Irún-Bilbao, con destino a La Coruña y Vigo, quedaron detenidos en la estación de Astorga.

Paralelamente, otro grupo de desconocidos cortó, a las dos de la madrugada del mismo día, la carretera N-VI (Madrid-La Coruña), en el kilómetro 315, perteneciente al término municipal de Riego de la Vega, con neumáticos -alrededor de cincuenta- y varios sacos de alubias que rociaron más tarde con gas-oil.

La carretera quedó libre quince minutos después, mientras que

EI tráfico ferroviario entre Astorga y Madrid no pudo ser reanudado hasta las ocho de la mañana.

También para la mañana de ayer había sido convocada una concentración masiva de los campesinos de la provincia en León, que, a raíz de lo sucedido, fue suspendida por el Gobierno Civil.

Numerosos grupos de campesinos, llegados a León para participar en la misma, deambularon durante varias horas por las calles, sin que en ningún momento llegaran a producirse incidentes. Varias patrullas de la Policía Nacional recorrieron durante toda la mañana las calles de León, en tanto que la Guardia Civil montó diferentes controles de carreteras, que afectaron, tanto a turismos particulares como autocares, en los accesos a León y Astorga.

Para las ocho y media de la tarde de ayer estaba prevista la celebración de una asamblea de los campesinos en la localidad de Pobladura de Pelayo García, a unos treinta kilómetros de León, en la que se iban a decidir las acciones a adoptar tras los sucesos de Astorga y Riego de la Vega.

Las tres personas detenidas en relación con los hechos son: el presidente de la Unión de Campesinos Leoneses, organización a la que se achaca la paternidad de los actos, Gerardo García Machado; el secretario provincial, José Agustín González, y otro de los miembros de la ejecutiva, Matías Llorente Liébanas. Una fuente de la UCL, consultada ayer por EL PAÍS manifestó, sin embargo, que la organización no tenía ninguna responsabilidad en los hechos y que éstos podían haber sido provocados por grupos políticos contrarios a la celebración de la manifestación prevista para el día de ayer. Esta había sido apoyada, entre otros, por los partidos de izquierda y por las centrales sindicales mayoritarias.

Protesta por las importaciones

La manifestación de ayer había sido convocada en protesta por las importaciones de alubia blanca procedentes de Argentina, que más tarde es comercializada como alubia de León por los almacenistas. Las importaciones, a precios muy inferiores a los del mercado nacional, han provoca do la caída de los precios en origen y la acumulación de stocks, que se elevan ya a más de 11.000 toneladas, frente a una cosecha anual de, aproximadamente, 35.000 toneladas.El propio presidente del FORPPA, Luis García, se había comprometido a mediados del pasado mes de marzo a limitar dichas importaciones y adoptar medidas que facilitarán la salida al mercado de los actuales stocks, sin que hasta el momento ninguna de ellas se haya cumplido; los acuerdos entre los campesinos y el Ministerio de Agricultura habían sido negociados durante las pasadas campañas electorales.

La Unión de Campesinos Leoneses, a la que se imputa la paternidad de los atentados de ayer, se constituyó en 1977, coincidiendo con las primeras «guerras de los tractores», tras lo cual llegó a desbancar a los sindicatos independientes promovidos por el partido del Gobierno. La UCL copó más tarde la casi totalidad de los cargos directivos de la Cámara Provincial Agraria de León y presentó sus propias candidaturas a las últimas elecciones municipales, en las que se hizo con unos sesenta ayuntamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979