Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez años para diseñar el Estado de las autonomías

El desarrollo legislativo del derecho a las autonomías contenido en la Constitución, tras los éxitos relativos obtenidos en relación con los estatutos vasco y catalán, está abocado a una ralentización decidida en las cúspides gubernamentales, al margen de las declaraciones oficiales, incluida la reciente del presidente del Gobierno.En opinión de un destacado miembro del Gobierno, «en el Estatuto gallego, UCD debe dar ejemplo». Se trata de poner una barrera entre los techos autonómicos logrados por los vascos y los catalanes y los de las futuras restantes comunidades autónomas.

El partido gubernamental se muestra especialmente preocupado por el Estatuto de Andalucía, en donde el PSOE cuenta con mayoría suficiente para marcar el ritmo de las reivindicaciones autonómicas. Desde la «perspectiva de Estado» en que se sitúa el Gobierno, la única forma de frenar una excesiva presión nacionalista por parte de Andalucía, País Valenciano y otras áreas previsiblemente conflictivas, es cargarse de razón mediante la autolimitación de la autonomía de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979