Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Las lágrimas del niño rubio

Campeón (The Champ),Una de las primeras películas sonoras del gran King Vidor es la primera versión de este melodrama. En 1931 constituye un enorme éxito y hace famosos a Jackie Cooper y Wallace Beery, sus protagonistas. A pesar de la habilidad con que está construida, la historia resulta excesivamente empalagosa y es una de las obras menos interesantes de su director.Cuarenta y ocho años después, Franco Zeffirelli, famoso director de teatro y ópera italiano, después de trece años de rodar películas en inglés, acepta dirigir una nueva versión para empezar su carrera norteamericana. Realizador de media docena de muy diferentes películas, desde una comedia con Marisa Allasio, Camping (1957); una ópera enlatada, La boheme (1964); hasta una vida de san Francisco de Asís en plan musical, Hermano sol, hermana luna (1972), y otra de Jesucristo en episodios para televisión, Jesús de Nazaret (1977), Zeffirelli emprendió una operación prestigio con sus dos adaptaciones de Shakespeare: La mujer indomable (1966) y Romeo y Julieta (1968), para situarse entre los grandes directores italianos; pero su melodramático Campeón acaba de destruirla definitivamente.

Director: Franco Zeffirelli

Guión: Walter Newrnan. Fotografía: Fred J. Koenenkamp. Música: Dave Grusin. Intérpretes: Jon Voight, Faye Dunaway, Ricky Shroder, Arthur Hill. EEUU, 1979. Locales de estreno: Palafox y Cristal.

Arropada por una gran campaña de publicidad a escala mundial para lanzar al nuevo niño prodigio, Ricky Shroder, elegido entre miles de candidatos, esta enésima versión de la historia del niño que trata de unir a sus padres separados es un rudimentario y aburrido melodrama, realizado sin la menor habilidad, que sólo interesará a quien guste llorar al mismo tiempo que un reluciente niño rubio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de noviembre de 1979

Más información

  • "CAMPEÓN"