Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convalidados los decretos-leyes para los referendos vasco y catalán

El Congreso de los Diputados aprobó ayer por 208 votos a favor y ninguno en contra los dos reales decretos-leyes para regular los referendos de los estatutos de autonomía del País Vasco y Cataluña. Todos los grupos parlamentarios, con excepción de Coalición Democrática, cuyos representantes se ausentaron a la hora de la votación se pronunciaron a favor por estimar que existían razones de peso para que se aplicase la fórmula de los decretos-leyes, y al mismo tiempo insistieron en que la medida adoptada por el Gobierno no supone quebranto de la Constitución.La votación hubo de efectuarse dos veces a petición del diputado socialista Gregorio Peces-Barba, quien consideró que en primera instancia podían haber existido errores técnicos, ya que, a su jucio, el resultado no correspondía con lo previsto; el escrutinio había arrojado un cómputo de 237 votos a favor, cuatro en contra y una abstención. El presidente del Congreso, señor Lavilla, accedió a la solicitud y se procedió a una revisión del sistema técnico de votación; todos los diputados quitaron sus llaves del aparato que a tal efecto tienen instalado ante sus respectivos escaños. El nuevo escrutinio dio el cómputo reseñado en principio de esta información, que fue considerado definitivo. Ante el interés de los informadores por descifrar el enigma existente entre uno y otro cómputo, el secretario general de la Cámara, señor Pérez Serrano, vetó la difusión del listado de la primera votación.

Con anterioridad a que se celebrasen las votaciones se abrió un turno a favor y en contra de la convalidación de los dos decretos-leyes. Intervino en primer lugar Manuel Fraga, en representación de CD, quien afirmó que su grupo votaría en contra por considerar que los decretos-leyes no eran urgentes, son inconstitucionales e inoportunos.

A favor habló el diputado de UCD por Vizcaya, Julen Guimón, quien defendió la constitucionalidad de la medida adoptada por el Gobierno. Posteriormente, portavoces de los restantes grupos parlamentarios expusieron sus posiciones ante los dos decretos-leyes, insistiendo todos ellos en que había existido negligencia por parte del Gobierno, y que debería haber elaborado el correspondiente proyecto a su debido tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de septiembre de 1979