Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Junta de Andalucía llega a Almería, fase final de su campana en favor del Estatuto

El presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, inició ayer una visita de tres días a la provincia de Almería, con lo que dará por finalizada la campaña dedicada a impulsar la adhesión de los ayuntamientos andaluces a la petición de autonomía. Almería era hasta el momento la provincia más rezagada en la iniciativa autonómica.El señor Escuredo manifestó, sin embargo, que no visitaba Almería para acelerar el proceso de adhesión de los ayuntamientos al proceso autonómico porque, según dijo, «ya se han adherido más del 80% de las corporaciones; vengo a iniciar la campaña del referéndum por el sí popular».

En el discurso pronunciado en la Diputación, en un acto al que asistían los parlamentarios de UCD y no todos del PSOE, Rafael Escuredo analizó la situación en que se encuentra Andalucía; hizo hincapié en el peligro que existe de que en alguna provincia no se llegue al 51 % de los votos afirmativos en el referéndum, y apeló al sentimiento andalucista de los concejales y alcaldes almerienses para que a partir de ahora desarrollen «una labor de pedagogía política para explicarle al pueblo qué es la autonomía, porque muchos andaluces todavía no lo tienen nada claro».

En relación con el tema de la calificación de Andalucía como nacionalidad o región señaló que no era una cuestión banal, y que el problema merece ser debatido en profundidad.

Posteriormente, en una conferencia de prensa, el presidente volvió a insistir en los conceptos abordados en su discurso. Al ser preguntado acerca de las declaraciones hechas por Rojas Marcos a Diario de Barcelona y si compartía su opinión de que el Estatuto catalán perjudica a los andaluces que viven en aquella nacionalidad, el presidente afirmó que no desea entrar en polémicas y que, por tanto, se reservaba su opinión. Tampoco quiso responder acerca de las facultades que deberá tener el futuro Gobierno andaluz sobre la distribución del crédito oficial y las inversiones del ahorro andaluz en otras nacionalidades del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de septiembre de 1979