Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco mujeres en la vida del dictador

Francisco Macías se casó legalmente por primera vez con una mujer de la provincia de Río Benito, con la que tuvo varios hijos y de la cual se separó, dejándola abandonada en la miseria, según fuentes de ecuatoguineanos opositores a Macías y residentes en Madrid.La segunda esposa legal de Macías fue una joven de la misma provincia, que el dictador derrocado, Mongomo, llamada Clara, con la que tuvo tres hijos. Clara está actualmente en Malabo (antigua Santa Isabel), recién llegada desde Libreville, donde se exilió voluntariamente hace unos meses, tras abandonar a Macías, según informaba ayer el enviado especial de EL PAÍS.

Simultáneamente a su vida conyugal con Clara, Macías tomó por concubina a Mónica Bindang, una mulata de cabello rubio, natural de Niefang, que ejerció gran influencia sobre Macías. El paradero actual de Mónica se desconoce, aunque se cree que ha permanecido en Mongomo hasta los últimos momentos. A finales de enero de 1978 protagonizó un oscuro affaire, en el que se la supuso huida de Guinea. Mónica Bindang estuvo en Madrid, al parecer, de paso hacia Moscú, y corrió el rumor de que Macías la había sentenciado a muerte, así como que había prohibido por decreto bautizar con el nombre de Mónica a ninguna hembra nacida en Guinea Ecuatorial. Lo cierto es que Macías movilizó hasta Madrid, y, desde aquí, a Suiza, al gobernador del Banco Central de Guinea Ecuatorial, Damián Ombe Mba. Según fuentes de la oposición, tal viaje tenía el fin de impedir que fuesen tocados los fondos económicos depositados en Suiza, ni siquiera a través de Mónica.

Aún casado con Clara, Macías mandó matar -según las mismas fuentes- al director general de Seguridad, Felipe Pedro, con el exclusivo fin de casarse con su viuda, una joven, también mulata, de origen alemán, conocida por el nombre de Kroner. Y también con esta tuvo hijos. No está claro si previamente anuló su matrimonio con Clara, si llegó a casarse con Kroner o si la mantuvo también como una segunda concubina. Parece que Kroner sigue en Guinea.

Pero aún hubo una mujer más, conocida, en la vida de Macías. Fue otra viuda, Rita Flores Mernicon, con la que también tuvo hijos. Rita consiguió escapar de Guinea y en la actualidad reside en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 1979

Más información

  • Se dice que mató al esposo de una de ellas para poseerla