Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El embajador del Imperio Centroafricano en París califica de asesino a Bokassa I

En el mismo momento en que concluía la conferencia francoafricana de Kigali (Ruanda), el embajador del Imperio Centro africano en París, Sylvestre Bangui, confirmó ayer la matanza de un centenar de niños en el país de Bokassa I, y presentó su dimisión para constituir un frente de liberación.

MÁS INFORMACIÓN

«Bokassa es un asesino», declaró sin ambages el embajador parisiense del emperador, en una rueda de prensa convocada ayer en la Embajada, cuando todos los presentes creían que iban a escuchar una justificación de la matanza denunciada hace diez días por Amnesty International. Según el embajador, un centenar aproximado de adolescentes que se negaban a vestir el uniforme escolar (porque es caro) fueron detenidos por soldados, que los ejecutaron de un tiro en la cabeza o los asfixiaron.El embajador anunció que había presentado su dimisión. al emperador y la creación de un frente de liberación contra el régimen de Bokassa, el antiguo suboficial del Ejército francés que, hace dos años, se proclamó emperador en el curso de una «orgía» de despilfarro que dejó boquiabierto al mundo. Francia, como otros países occidentales y africanos, contribuyeron con subvenciones, de las que ahora no parecen enorgullecerse.

Ayer y anteayer se celebró en la capital de Ruanda la conferencia franco-africana, en la que participaron Francia y veintidós países del continente negro. En la tribuna oficial no se afrontó el problema de Bokassa, que, por el contrario, estuvo presente en los pasillos y conversaciones privadas. Todos los jefes de Estado y de Gobierno presentes parece ser que manifestaron severas críticas contra el emperador «cristiano, confirmado por el actual obispo de Grenoble y amante de mis treinta hijos», según argumento que Bokassa repite desde hace algunos días para defender su inocencia.

El presidente francés, Valery Giscard d'Estaing, que, como los anteriores presidentes de la V República, ha favorecido la ascensión del emperador, lo evitó a lo largo de la conferencia y, en privado, manifestó sus intenciones de pedir una explicación a Bokassa.

El emperador Bokassa I declaró ayer en Kigali «que no ordenará sanción alguna» contra su embajador en París.

«Debo deciros que el embajador no tiene razón. Yo soy partidario de la libertad política y de los derechos humanos», ha afirmado el emperador Bokassa I, al ser materialmente acosado por los periodistas al término de la sesión matinal de los trabajos de la «cumbre» franco-africana.

El emperador afirmó también que una comisión de cuatro a cinco miembros de diferentes países había sido designada por la conferencia «cumbre» para investigar el caso en su país.

En lo que se refiere a la conferencia de Kigali, además de evocar los problemas del desarrollo, de las inversiones extranjeras y de la seguridad, el presidente galo expuso de nuevo su teoría del triálogo, neologismo con el que define el diálogo entre los países africanos, los árabes y los de Europa occidental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 1979

Más información

  • Anunció ayer su dimisión y la creación de un frente de liberación