Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex SS de Oviedo, reclamado por el Gobierno holandés, admira todavía a Hitler

El ex miembro de las SS Hauke Pattist, reclamado por el Gobierno holandés por sus supuestos crímenes de guerra, según un despacho transmitido por la agencia Efe el miércoles pasado, no se sorprende, en su residencia de Oviedo, de esta orden de «detención y extradición» y responsabiliza al famoso caza-nazis Simón Wiesenthal de la ofensiva dirigida contra él.

« En noviembre -afirma- estuvo en Asturias un alemán que al enterarse de que yo vivía aquí llevó mis datos a Viena a Wiesenthal. Yo no estaba en la lista negra de Alemania, pero prosiguieron las investigaciones en Bélgica y Holanda. La noticia fue publicada en grandes titulares en primera página, por el periódico The Telegraf, según el cual en España había sido descubierto el terror de Drente. Todo ese lío de equívocos no me preocupa. Al leer ahora que piden mi extradición casi me muero de risa ... »Hauke Pattist vive en Asturias desde 1953, año en que se casó con una asturiana. Hace doce años se nacionalizó español y actualmente dirige una academia de idiomas en Oviedo.

«Soy holandés -dice- nacido en Utrecht en 1920. En 1939 tomé la nacionalidad alemana e ingresé en las SS, el cuerpo más prestigioso del Ejército alemán. En 1944 me encargué de preparar una compañía de reclutas en la zona norte de Holanda, en Drente, después de la batalla de Arnherem. Allí encontramos entre la resistencia holandesa abundantes depósitos de municiones y armas. Hicimos ochenta prisioneros, de los que soltamos a cuarenta por no estar implicados. Los demás fueron entregados a la policía política alemana y algunos fusilados.

Sobre su participación en supuestas torturas al enemigo, afirma que «en tiempos de maquís es lógico cargar contra quienes, si tú no actúas, están dispuestos a matarte».

Hauke Pattist fue capturado en mayo de 1945 en el frente del Rhin e internado en un campo de concentración.

«Me fui a Alemania, donde fui capturado primero por los rusos y después por los yankis. En fin, tuve que escaparme de nuevo y en 1951 vine a España. »

Le atraían Franco y el recuerdo de la División Azul. El ex SS es un nacionalsocialista convencido para el que Hitler tenía buenas ideas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1979

Más información

  • "La petición de extradición me da risa", afirma