Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia podría cerrar sus gasolineras este verano

«La crisis energética en Italia es tan grave que habrá que cerrar las gasolineras este verano ante los ojos de los turistas», según ha manifestado el presidente de la Unión Petrolífera italiana, Giovanni Theodoli.Theodoli considera que si el Gobierno hubiese intervenido antes, las medidas habrían sido menos severas y los sacrificios para los ciudadanos más leves. «Si continuamos así -dijo-, no habrá muchas alternativas: tendremos que dejar el coche en el garaje y pasar un invierno sin calefacción.»

Las palabras más duras de Theodoli fueron dirigidas contra el nuevo ministro italiano de Industria, Franco Nicolazzi, quien, alertado por la grave situación del país, declaró tras llegar al Gabinete que «a los italianos no se les puede molestar hasta junio, cuando hayan terminado las elecciones». Cuando haya sido elegido un nuevo Parlamento italiano aumentará el precio del combustible y se establecerá su racionamiento, «hacerlo ahora -aseguró el ministro- sería echar leña al fuego y motivar enfrentamientos verbales entre las fuerzas políticas del país».

En los cuatro primeros meses de este año los italianos han aumentado el consumo de gasolina en un 5 %, en vez de ahorrarlo, que es lo que estaba previsto. En España el aumento ha sido del 11 %. El presidente de la Unión Petrolífera advirtió a los automovilistas sobre medidas restrictivas que les convertirán en las verdaderas víctimas de la situación: se les podría prohibir la circulación por el centro de las ciudades o rodar por carretera en determinados domingos, de acuerdo con sus respectivas matrículas; por ello les ha recomendado que utilicen menos sus propios transportes y viajen en los públicos.

Sin embargo, frente al aumento en los precios del combustible y su posible racionamiento, otro problema se le plantea ahora al Gobierno italiano: la petición de aumento de sueldo por parte de los empleados de gasolineras, que, debido al mayor consumo de gasolina, han tenido que aumentar su ritmo de trabajo en los últimos meses. En definitiva, se cierne sobre Italia la posibilidad de un incipiente «mercado negro».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1979

Más información

  • Según el presidente de la Unión Petrolífera