Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro iraní pide solidaridad nacional frente a la crisis económica

El primer ministro, iraní, Mehdi Bazargan, hizo ayer un llamamiento a la solidaridad nacional para solventar las dificultades económicas por las que atraviesa el país.Mientras las ejecuciones parecen convertirse en hábito diario en la nueva República Islámica, ayer otras siete, la sociedad iraní ha comenzado a sospechar de la suerte que haya corrido el ayatollah Talegahni, el más progresista de los dirigentes chiitas iraníes, que fue mediador entre el poder de Teherán y los rebeldes kurdos el pasado mes.

Por otra parte, ayer se registraron en la capital varias manifestaciones a favor y en contra de la implantación de la República, sin que se tengan noticias de actos de violencia. Los partidarios de Jomeini taparon las consignas de los manifestantes contra la República haciendo sonar tambores.

En lo que respecta al discurso de Bazargan, el primer ministro dijo que «no se podían resolver todas las reivindicaciones a un mismo tiempo», y dejó entrever alguna crítica hacia los comités islámicos; y jerarquías chiitas por «sus actos de insubordinación».

En relación con la desaparición del ayatollah Taleghani, círculos próximos han manifestado que está en un lugar secreto descansando. Sin embargo, hay sospechas de que pudiera estar atravesando por dificultades, después que se supo que dos hijos suyos fueron violentamente agredidos el pasado jueves por miembros del Comité Jomeini e incluso Radio Teherán confirmó ayer la detención de los dos jóvenes, pertenecientes a un grupo radical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de abril de 1979

Más información

  • Misterio en torno al paradero del "ayatollah" progresista Taleghani