Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Defensa iraní pide que cesen las ejecuciones sumarísimas

Mientras el número de personas ejecutadas en Irán se incrementó ayer en cinco más, el ministro de Defensa del nuevo régimen, general Ahmad Madani, pidió públicamente que cesaran los fusilamientos indiscriminados y se limitaran a «casos verdaderamente graves», en los que hayan existido delitos de sangre. Las declaraciones del miembro del gabinete Bazargan vuelven a revelar las profundas diferencias que existen entre los llamados comités revolucionarios islámicos y el Gobierno civil que dirige Irán desde el triunfo de la revolución anti-sha

Con las cinco ejecuciones de ayer -un general del ejército y cuatro oficiales de la policía- se elevan a 48 el número de personas pasadas por las armas en Irán desde el comienzo de la revolución. Por su parte, el militar ejecutado ayer, Akbar Ghaffarian, comandante de una brigada blindada, hace el número quince de los generales fusilados por orden de los tribunales revolucionarios islámicos.

Fin del Estado policía

En una rueda de prensa en Teherán, el ministro de Defensa, aparte de su ruego para que cesen las ejecuciones sumarísimas, se refirió también al futuro de la política militar y defensiva del nuevo Irán. El general Ahmad Madani dijo que su país no desea ya «actuar como policía del golfo Pérsico y el océano Indico» y que el Gobierno revisa actualmente los acuerdos de defensa y contratos con otros países.«No vamos a construir grandes bases militares..., para el beneficio de otros -añadió Madani-. Vamos a revisar y examinar todos estos acuerdos y contratos.»

El general Madani añadió que los contratos y acuerdos de defensa hechos bajo el anterior régimen suponen un agotamiento para el tesoro nacional. La extensa base aérea y naval que se construye con ayuda norteamericana en el puerto de Chah-Bahar, en el mar de Omán, por ejemplo, es un despilfarro financiero, manifestó Madani.

Defensa de la república islámica

Por otro lado, el ayatollah Jomeini, en un discurso que se publicó ayer, acusó a los países consumidores de petróleo iraní de estar conspirando para sembrar diferencias entre los iraníes e invitó a sus seguidores a permanecer alerta.En Teherán, varios millares de manifestantes desfilaron ayer por segundo día consecutivo por las calles en dirección a la embajada británica, para protestar contra lo que califican como «discriminación de iraníes en Gran Bretaña». Los manifestantes, una vez llegados a la altura de la sede diplomática, profirieron gritos de «abajo el imperiallismo».

Es el segundo día que los estudiantes se manifiestan contra el imperialismo. El pasado martes, alumnos de la Universidad de Teherán se manifestaron enfrente de la embajada norteamericana para protestar contra el viaje del presidente Carter a Oriente Próximo.

Los bienes del sha

Entrevistado en Teherán por un canal de televisión suizo, Amir Entezam, viceprimer ministro de Irán, anunció que su Gobierno podría tomar medidas de represalia económica si la Confederación Helvética se niega a restituir los bienes del sha, según informa desde Ginebra, Alejandro Fush.«Como usted bien sabe -afirmó el viceprimer ministro al periodista-, el régimen del ex sha fue el símbolo de la corrupción, del crimen y de la traición a nuestro pueblo. Al día siguiente del triunfo de nuestra revolución -agregó-, el Gobierno decidió solicitar el embargo y devolución de los bienes del ex sha y su familia, especialmente los capitales depositados en los bancos suizos.»

«Si el Gobierno suizo persiste en rechazar las peticiones del Gobierno iraní -amenazó Amir Entezam- es muy probable que, después de un examen de la situación, el Gobierno revolucionario se vea obligado a tomar decisiones concernientes a las relaciones económicas y comerciales con Suiza, que seguramente no serán del agrado de las autoridades de este país.» La amenaza puede referirse a la venta de petróleo, como asimismo a las fuertes inversiones suizas que operan en Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de marzo de 1979

Más información

  • Ayer, cinco personas más fueron pasadas por las armas