Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sha abandonará hoy Irán

El sha Reza Palilevi, de Irán, abandonará posiblemente hoy su país, tras haberlo dirigido con mano férrea desde que un golpe de Estado, propiciado por los norteamericanos, lo instaló en el poder en 1953. Se encargará de sus funciones reales un Consejo de Regencia que, en última instancia, será la única garantía de un eventual, aunque lejano, regreso al país del último representante de la milenaría corona persa.El sha se espera que abandone el país después de ofrecer hoy, por la manana, una conferencia de pren sa. La primera escala de su viaje, calificado ya por medios próximos al monarca como «un largo período de vacaciones», será en Assuan (Egipto), donde piensa entrevis tarse con el presidente egipcio, Anuar el Sadat, en un encuentro presentado ayer por un portavoz de la República Árabe Unida como «charla de amigos». El último destino será, probablemente, Estados Unidos o México.

Pasa a página 5

La emperatriz Farah y sus hijos acompañarán al monarca persa

(Viene de primera página)

La salida del sha marca el punto culminante de la larga crisis política iraní, que, iniciada prácticamente hace dos años, alcanzó su momento irreversible el pasado verano, cuando varias manifestaciones masivas en Teherán revelaron la fragilidad de un régimen que pretendió modernizar una sociedad de fuerte raigambre islámica a golpes de petrodólares y medidas dictatoriales.

Vuelta de Jomeini

Es de esperar que el abandono «interino» por el sha de su extenso poder, de paso a la vuelta del exilio del ayatollah Jomeini, su principal enemigo político, cuyas declaraciones e incitaciones a la violencia islámica contra el régimen del sha provocaron la intervención del Ejército, en los asuntos políticos iraníes y un reforzamiento del ya duro régimen represivo. Como resultado, más de 10.000 personas han podido perder la vida en los últimos ocho meses de tensión política que ha vivido el país.

El sha viajará al extranjero acompañado de su esposa. la emperatriz Farah. Antes de instalarse interinamente en Estados Unidos, posiblemente en una finca rústica situada en las cercanías de Los Ángeles, el dictador persa hará escalas en varias capitales europeas. La primera sería Viena, donde el monarca tiene previsto someterse a un chequeo médico.

En la mañana de ayer, varios miembros de la familia inmediata del sha abandonaron Teherán, entre ellos la madre de la emperatriz Farah y los dos hijos menores del sha y de la emperatriz, el príncipe Ali Reza y la princesa Leila. Estos habrían tomado una ruta directa a California.

Según fuentes cercanas al palacio iraní, el abandono interino del poder por el sha tiene un objetivo único: salvar la monarquía. En este sentido, el monarca todavía guarda esperanzas de que, algún día, pueda regresar a su país y dirigirlo, bien personalmente o a través de su hijo, el príncipe Ali Reza, que en estos momentos no tiene la suficiente edad para gobernar.

Encargado del poder absoluto en Irán queda un Consejo de Regencia, formado por militares leales al sha y personalidades políticas de tinte moderado. El último Gobierno por él nombrado, presidido por el líder de la oposición moderada, Shapur Bajtiar, recibió ayer el endose del Senado, y se espéra que hoy reciba el de la Cámara baja del Parlamento iraní.

El nuevo rumbo

Es difícil prever lo que va a pasar a corto plazo en Irán. Pero pocas dudas existen sobre el arriesgado rumbo que, para los intereses occi dentales en la región, va a empren der este país, compuesto en su mayoría por seguidores de la región islámica chiita, una de las más intransigentes en los aspectos tradicionales del Oriente Próximo.

El máximo líder de esta religión, el avatollah Jomeini, ha anunciado ya su propósito de regresar a Irán desde su exilio reciente (antes estuvo en Irak). a las afueras de París. Jomeini ha formado recientemente un llamado Consejo de Gobierno que, en su opinión, será el llamado a hacerse con el poder en la futura República Islámica de Irán, cuando la monarquía de los Palhevis se desmorone completamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 1979

Más información