Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dificultades para constituir Tabacana

Los problemas derivados de una presunta equiparación salarial y las dificultades de financiación son los principales obstáculos que se oponen a la constitución definitiva de Tabacana (empresa que agruparía a once sociedades del sector tabaquero canario y a Tabacalera, titular del monopolio peninsular, según ha podido confirmar EL PAÍS en fuentes solventes.A principios del mes de febrero de este año once empresas del sector tabaquero canario suscribieron un contrato con Tabacalera por el que se comprometían a constituir una sociedad mixta en la que participarán al 50% el monopolio y las empresas canarias. Dicha sociedad, a la que se acordó denominar Tabacana, surgió como fruto de una serie de dilatadas conversaciones entre Tabacalera y los industriales canarios, afectados de una coyuntura extremadamente crítica, provocada por la dispersión industrial y la pérdida de mercado de las marcas insulares. Entre las empresas que suscribieron el acuerdo se suma el 60% de la producción canaria de cigarrillos, el 70% de la de cigarros y un total de 2.200 trabajadores. No aceptó integrar Tabacana la principal empresa del archipiélago, CITA, fabricante de labores tan difundidas como Rex, Coronas y Récord, entre otras.

El principal problema con que se ha enfrentado desde el principio la pretendida constitución de la sociedad mixta ha sido el desequilibrio salarial existente entre los trabajadores de Tabacalera y los de las empresas canarias. La relación existente en estos momentos es de uno a tres, en detrimento de los trabajadores de las industrias canarias. Sin embargo, esta abismal diferencia en las percepciones salariales no tiene una contrapartida en los datos de explotación empresarial, por lo que una pretendida equiparación presenta innumerables problemas de toda índole.

La postura de los empresarios canarios tampoco ha sido excesivamente propicia para la materialización del proyecto. En el compromiso suscrito en febrero pasado se establecía la necesidad de que los industriales canarios acometieran la reestructuración profunda de sus empresas, agrupando marcas y reconvirtiendo instalaciones, ya que buena parte de las existentes presentan un elevado grado de obsolescencia y una dimensión inadecuada. Sin embargo- la mayor parte de los firmantes del compromiso ha mostrado posteriormente amplias reticencias a la realización de lo pactado.

Por otra parte, el Ministerio de Hacienda se muestra remiso a conceder la autorización definitiva a Tabacalera para que materialice el proyecto, en tanto no se definan con exactitud las condiciones en que se llevará a cabo la operación. La Administración demanda sobre todo la clarificación de las condiciones financieras de la operación y que se cumpla la exigencia de llevar a cabo una reestructuración global del sector, garantizando su viabilidad con criterios de rentabilidad a corto plazo. Según los términos del acuerdo, Tabacalera y las once empresas canarias contribuirán respectivamente con el 50% del capital de la sociedad -por definir todavía-, mediante la aportación por parte del monopolio de capital efectivo y el patrimonio de Itacasa -empresa adquirida por Tabacalera- y aportando las empresas canarias sus patrimonios activos.

En medios del sector industrial canario existe en estos momentos viva preocupación por la situación de numerosas empresas. Esta preocupación se extiende incluso a CITA, ya que una equiparación salarial de sus trabajadores a los de Tabacalera podría limitar los cuantiosos beneficios obtenidos hasta el momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de diciembre de 1978

Más información

  • Agrupará a Tabacalera y once empresas canarias