Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultraortodoxos judíos piden a Carter la desintegración de Israel

Los dirigentes de Netourei-Karta, secta ultraortodoxa judía que agrupa a unas 10.000 personas residentes en un barrio de Jerusalén, han pedido al presidente Carter que «reniegue y abandone el caballo de Troya que tiene como nombre Israel», con el fin de acelerar la «desintegración del Estado sionista».Este es el contenido de una carta dirigida por los rabinos Yehoshoua Blau y Mose Hirsh, en nombre de los Netourei-Karta, en la que piden, además, ser reconocidos por Estados Unidos «como representantes del pueblo Judío y los únicos que pueden hablar en su nombre». Reclaman, también, un estatuto independiente, similar al concedido al principado de Mónaco, para el barrio donde habitan.

La carta fue enviada a la Casa Blanca a través del consulado norteamericano de Jerusalén y sus autores explican al presidente norteamericano que «la atribución del Nobel de la Paz a Menahem Begin y Anuar el Sadat les inclinó a tomar esa postura». En la misma carta dicen que «es imposible alcanzar la paz con los herejes sionistas, ya que está escrito que «con los despreciables no puede haber paz».

No es la primera vez que los dirigentes de esta secta de fanáticos judíos reclaman la disolución del Estado de Israel al que siempre han negado el reconocimiento de su existencia.

Las autoridades israelíes, que persiguen toda propaganda que plantea la destrucción del Estado hebreo -cuando ésta emana de medios árabes- se han mostrado hasta ahora tolerantes con las palabras y escritos incendiarios de los Netourei-Karta, considerados como los «niños terribles» del judaísmo y de Israel.

Como los anteriores Gobiernos laboristas, el Gabinete Begin continuará, probablemente, ignorando el extremismo impotente de la secta.

Por otro lado, el primer ministro y líder del Likud, Begin, está mucho más preocupado por las actividades propagandistas de otros opositores que se organizan para combatir su política negociadora. Se trata de varios diputados del propio Likud y del Partido Nacional Religioso, que forma parte de la coalición gobernante, que ayer lanzaron la idea de crear un nuevo movimiento político denominado «los fieles del eretz lsrael», es decir, del Israel histórico y sagrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1978