Entrega de los premios a la exportación

En la Cámara de Industria y Comercio de Madrid ha tenido lugar este mediodía la entrega de premios a la exportación 1977, concedido este año por primera vez por dicha corporación en reconocimiento de la labor exportadora de las empresas de su censo.El acto ha estado presidido por el subsecretario de Comercio, Carlos Bustelo, que ostentaba la representación del ministro de Comercio y Turismo, al no haber podido éste asistir a causa del atentado sufrido esta mañana por dos altos cargos militares.

Los premios a la exportación 1977, a los que se habían presentado 35 empresas, han sido concedidos a Española de Coordinación Técnica y Financiera, SA; Makiber, SA, y Metalúrgica del Noroeste, SA.

Asimismo les fueron entregados diplomas de honor a Antibióticos, SA; Comercial de Potasas, SA; IBM España; Standard Eléctrica, SA, y Tolsa, SA.

Intervino en primer lugar el presidente de la Cámara, quien resaltó que estas empresas simbolizan a toda la legión de grandes, pequeñas y medianas empresas que, día a día y esforzadamente, van abriéndose paso en el dificilísimo campo del comercio exterior.

Señaló que 1978 es un año clave de la exportación española, ya que, pese a las dificultades en el comercio internacional y de la competencia en el mercado, de los problemas de financiación, se han conseguido unas tasas de cobertura en nuestro comercio exterior que hubieran sido imprevisibles hace doce meses.

Resaltó que el sector exportador ha acudido a la llamada del Gobierno y del Ministerio de Comercio a través de las medidas de ayuda a la exportación y ha incrementado sus esfuerzos, pero no se manifestó, sin embargo, optimista respecto a un futuro próximo.

A este respecto puso de relieve la continua pérdida de nuestra competitividad en los mercados exteriores, fundamentalmente por la elevación de costes, que no se detiene, y también por los perjuicios que está causando a la exportación la flotación al alza de nuestra moneda.

Interpretando el sentir de la corporación, Adrián Piera dijo que los esfuerzos para combatir la inflación no deben gravitar permanentemente sobre el sector privado, sino que en estos momentos se debería entrar en la reducción del inmoderado gasto público.

También se refirió a otros problemas, como el retraso en el pago de la desgravación fiscal a la exportación, los riesgos de la implantación del impuesto sobre el valor añadido, «que entendemos -dijo- debe ser aplicado con gran prudencia», y, otras previsibles medidas de fiscalidad que afectan a la exportación.

Efectuada la entrega de premios habló el subsecretario de Comercio, quien se refirió a la crisis económica internacional y manifestó que nuestra salida para equilibrar la balanza ha sido la exportación, que en estos momentos se mantiene por encima de los 80.000 millones de pesetas mensuales.

Según el señor Bustelo, en el período enero-junio del 78 hemos exportado, en pesetas, un 41 % más que en 1977, lo que supone unas tasas de cobertura realmente excepcionales, cercanas al 70%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de julio de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50