Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE / "THE RITZ"

Teatro filmado y montaje publicitario

El Richard Lester que, aplicando al cine una técnica -especialmente un montaje- descaradamente publicitario, consiguió deslumbrar -despistar- a gran parte de la crítica de los sesenta, pasó por ser un renovador, una especie de Alain Resnais de géneros ligeros, hasta que el tiempo cayó sobre sus películas más implacable de lo habitual: inconveniente de ser tan moderno.A medida que Lester ha ido desprendiéndose de todos los tics que hacían su molesta originalidad, sus películas han ganado consistencia, y así sus últimos trabajos nos muestran a un nuevo Lester, menos alocado, menos gratuito, más clásico. Juggernaut, The Ritz y, sobre todo, Robin y Marian testimonian una madurez lenta y aparatosamente alcanzada.

The Ritz (El Ritz, su llave para disfrutar

..). Dirección: Richard Lester. Guión: Terrence McNally, basado en su obra teatral. Fotografía: Paul Wilson.,Música: Ken Thorne. Intérpretes: Jack Weston, Rita Moreno, Jerry Stiller, Kaye Ballardy, E. Murray Abraham.Norteamericana, 1976 . Locales de estreno: Richinond y Minicine 3.

Como El knack y Golfus de Roma, The Ritz está basada en tina obra teatral, adaptada por el autor, que obtuvo un notable éxito en Broadway. Una obra de moda, sobre un tema de moda -la homosexualidad- y dirigida por un realizador que, pese a todo, no ha dejado de estar de mo da. Aunque toda la acción de la película transcurra en el Ritz, un delirante hotel para homosexuales, su tema no es la marginación homosexual. The Ritz no es una película de reivindicaciones lloronas, ni un himno gay, no. Sino una puesta al día de la clásica comedia de enredo: un personaje introducido accidentalmente en un medio que no es el suyo y la avalancha de equívocos que el desarrollo de esta situación inicial provoca.

The Ritz no logra en ningún momento hacernos olvidar su origen teatral y Richard Lester no aprovecha del todo el materialque tiene entre las manos, especialmente un decorado cuyas posibilidades cómicas eran infinitas. El guión, poco cinematográfico, construye su humor sobre la situación y el diálogo, los gags visuales son escasos.

Pese a todo, la puesta en escena de Lester es impecable y la dirección de actores tradicional y efectiva, destacando en el reparto Rita Moreno que, con su enloquecida mezcla de inglés y castellano, logra algunos momentos de los más divertidos.

The Ritz nos confirma a un Richard Lester que parece haber abandonado definitivamente -afortunadamente- ciertos ejercicicos narcisistamente personales para poner su experiencia y su oficio al servicio de tramas bien urdidas, un artista que se ha encontrado a sí mismo en el trabajo de encargo. Cosas del cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1978