_
_
_
_
CINE/ "MARCHA O MUERE"

El último "remaque" de "Beau Geste"

Tres películas han bastado a Dick Richards para llevar a cabo un descenso en picado realmente vertiginoso. Tras un interesante debut con un bello western, Coraje, sudorypólvora, Richards consiguió con Adiós, muneca un curioso ejemplar de película mala-buena, al adaptar demasiado fielmente la novela de Chandler con un estilo peligrosamente retro. La película nada añadía a lo escrito a no ser la presencia de Robert Mitchum. De todos modos, se trataba de un correcto trabajo de ilustración.

Un filme lento y pesado.

March or die (Marcha o muere)

Dirección: Dick Richarás. Guión: David Zelag- Goodman y Dick Richards. Fotografía: John AIcou. Música: Maurice Jarré. Iniérpretes. Gene Hackman, Terence Hill, Max von Sydow. Catherine Deneuve, lan y Marcel Bozuffi. Inglesa, 1977. Local de estreno.Fuencarral

Marcha o muere pretende ser al cine de aventuras, lo que Adiós, muñeca era al cine negro y Coraje, sudor y pólvora al western. Richards intenta un remake de los filmes de la legión extranjera, que en otra época tuvieron su título más signifeativo en Beau Geste. Y ha conseguido un filme lento y pesado como una caminata por el desierto. Pedir a Antomoril que no sea soporífero puede ser pedir demasiado, pero que un filme de aventuras sea tan tremendamente aburrido como Marcha o muere es la más peligrosa de las contradicciones, es imperdonable.Un montaje innecesariamente lento que recalca con insistencia machacona diálogos nada brillantes y situaciones excesivamente tópicas remata este espectáculo que poco tiene de espectacular. La escena de la batalla final es un claro ejemplo de como no deben imitarse los filmes del pasado y sólo puede calificarse de ridícula.

Buen reparto

Lo más sugerente de la película es el reparto, tan viariado e incoherente como un verdadero pelotón de legión extranjera. Richards junta a miembros de familias interpretativas radicalmente diferentes consiguiendo un buen efecto de conjunto, pero comete otro error funesto: confiar el papel principal a Terence Híll, individuo surgido del,peor western-spaghetti, que gesticula de forma irritante, que al lado de actores como Gene Hacknian, Marcel Bozuffi o Ruftis, se diría escapado de un zoo, y que bien merece el título de «la sonrisa más estúpida de toda la historia del cine».

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_