Pleno del Senado

Enfrentamiento UCD-PSOE a propósito de la política sanitaria

Con media entrada al comienzo de la sesión y poco más de medio centenar de senadores cuando concluía, se desarrolló ayer la segunda parte del Pleno del Senado iniciado el miércoles. Los senadores de oposición, a través de preguntas e interpelaciones, dirigieron diversos picotazos al Gobierno, cuyos ministros se defendieron como pudieron. Predominó la política de las cosas sobre la política ideológica, aunque en una ocasión, a propósito del debate sanitario, el ministro Sánchez de León y el socialista Yuste se enzarzaron en una breve polémica sobre la naturaleza del socialismo.

Más información

El señor Sánchez de León, dolido porque se le negaba capacidad para hacer una política sanitaria socialista, señaló que nuestra situación sanitaria es mejor que la de un país socialista como Yugoslavia. El señor Yuste replicó que por qué no citaba un ejemplo más claramente socialista, como Suecia o Inglaterra, ya que Yugoslavia es más bien comunista. El señor Sánchez de León contestó: «En donde está el comunismo, el socialismo y la socialdemocracia es un tema en el que los del centro nos perdemos. Pero desde luego, ni Suecia ni Inglaterra son marxistas. En Suecia hay socildemócratas, no socialistas, y la sorpresa del Parlamento inglés sería mayúscula si se oyeran llamar socialistas.» Los senadores de UCD celebraron con risas y aplausos la ocurrencia del ministro.El valor de sesiones parlamentarias como la de ayer en el Senado reside, más que en el huevo de lo que se clarifica, en el fuero de la fiscalización que los senadores ejercen, aunque algunos aprovechan la oportunidad más que para criticar al Gobierno para mostrar su erudición o dar una conferencia sobre el tema de su especialidad.

Así le ocurrió al señor Yuste, que: ofreció toda una disertación sobre política sanitaria, un poco al margen de los problemas acuciantes en esta área. Así, dio ocasión a la ironía del ministro cuando mostró su preocupación por la talla, un centímetro más reducida de la media nacional de los gallegos.

Además de las intervenciones del interpelante y del interpelado -que resumimos seguidamente- Miguel Cordero (Progresistas y Socialistas Independientes) hizo un alegato en defensa de los veterinarios, e Ignacio Oregui (grupo vasco) solicitó la creación de una comisión mixta del Ministerio de Sanidad y del de Agricultura con los veterinarios, que fue aceptada después por el señor Sánchez de León. Felipe Soler (Entesa dels Catalans) reforzó la tesis pesimista de¡ señor Yuste, y Julio César Rodrigo de Santiago (UCD) respaldó la posición optimista del ministro.

Francisco Javier Yuste (PSOE). La democracia nos ha traído, ya que no un Ministerio de Salud Pública, el de Sanidad,y Seguridad Social, al que, aunque no se le puede exigir una política socialista, sí hay que pedirle la racionalidad en la utilización de las inversiones públicas.

Es preciso medir el nivel de salud de la sociedad y averiguar la edad media de los españoles, la talla según las diferentes regiones, el perímetro torácico, la mortalidad infantil y adulta, y las enfermedades fácilmente previsibles a causa de las que fallecen todavía muchos españoles, así como los accidentes de trabajo.

Es preciso que el ministro nos diga qué proyecto y qué prioridades tiene su departamento y que nos dé seguridades de que sus decisiones serán racionales.

Enrique Sánchez de León (ministro de Sanidad y Seguridad Social). La política socialista no ofrece mejores resultados sanitarios que la política de centro.

Hay que tener en cuenta que heredamos del régimen anterior una política sanitaria basada en el seguro privado. Hoy día, nuestra Seguridad Social no sólo cubre las contingencias, sino que se gestiona su cobertura y ofrece una situación sanitaria mejor y más humanitaria que la que yo acabo de observar en un país (se refería a Italia) en el que los socialistas participan en el poder. Si acaso se puede decir de nuestra Seguridad Social que es paternalista, porque en ella el asegurado paga poco, y la mayor parte de los gastos son sufragados por el Estado.

En cuanto al problema como el de que la talla de los gallegos sea, según el interpelante, un centímetro más baja que la media española, tampoco hay que ponerse así (se oyen risas). La comparación de nuestra mortalidad infantil con la internacional es muy favorable,

Ferrocarril Baeza-Utiel

El señor Picazo (PSOE) hizo un retrato de la dificil situación sanitaria del campo, pidió justicia para la población campesina y recordó que la Comunidad Económica Europea, hacia la que nos dirigimos, mima el campo. El señor Sánchez de León, apoyado en datos financieros, declaró que a la Seguridad Social se le puede pedir poco más de lo que da en lo que se refiere al campo.

El señor Martínez (PSOE) ofreció soluciones para que no se desaproveche lo ya construido del ferrocarril Baeza-Utiel, pero el señor Sánchez Terán estimó demasiado elevado el coste. de estas obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de marzo de 1978.

Lo más visto en...

Top 50