Exposición de narrativa hispánica en la librería Cuatro Caminos

Una exposición de narrativa en castellano acaba de inaugurarse en la librería Cuatro Caminos. Se trata del primer paso en una serie de proyectos de utilización didáctica y servicio cultural por parte de una librería de reciente creación.La exposición, que incluye separadamente los autores españoles y los latinoamericanos, ha recogido, con criterio selectivo, la producción española posterior a la guerra civil y la latinoamericana desde las vanguardias. Todo ello está ordenado con un riguroso orden cronológico, en el que se notan los huecos editoriales, cuando determinados libros que ya son clásicos aparecen agotados. Es el caso de Rayuela, de Cortázar; Tres tristes tigres, de Guillermo Cabrera Infante, o Bomarzo, de Manuel Múgica Laínez.

En torno a esta exposición, que al quinto día de su inauguración sigue creciendo, han sido programadas una serie de actividades culturales paralelas, una especie de encuentros de escritores y críticos sobre la narrativa hispánica. Se está tramitando la presencia de Juan Carlos Onetti, Roa Bastos, Severo Sarduy y otros entre los latinoamericanos, y parece seguro que concurran en sucesivas sesiones de distintos tipos -conferencias, coloquios, mesas redondas- Juan Goytisolo, Juan Marsé, Juan García Hortelano, Juan Benet, Carmen Laforet, Rosa Chacel, Ana Diosdado y otros varios escritores españoles, representados todos ellos en esta exposición.

A medida que avance el mes de abril se irá completando un panel cronológico en una especie de mural del que forman parte los carteles que, como una forma de arte paralela, han contribuido a la extensión de muchos de estos títulos. Se completarán con los hechos políticos, culturales y sociales más trascendentes de la larga época representada, con lo que se asegura una importante dimensión didáctica. Sorprenderá, además, en la comparación de fechas de edición -nunca anteriores a los años treinta- los ajustes, desajustes y correspondencias entre diversos estilos y escuelas literarias, y entre España y la América castellanohablante. Todo este trabajo de clasificación, que se va haciendo casi a la vista del público predominantemente joven de esta librería, culminará con la edición de un catálogo comentado, en el que los libreros y el personal encargado se asesorarán con una serie de críticos especializados en narrativa española y latinoamericana contemporánea.

Este proyecto que ha empezado a funcionar centrará las actividades de la librería hasta la próxima feria del libro madrileña. Después están programadas una exposición de poesía contemporánea, igualmente española e hispanoamericana, y otra más, que englobará las literaturas en las lenguas peninsulares, especialmente, la literatura portuguesa y brasileña.

La misma feria del libro será enfocada por esta librería, que funciona en régimen de cooperativa, de una forma original e imaginativa. Han prometido la presentación de un tema monográfico, en plan más de exhibición que de venta, y que dé una muestra amplia del mundo editorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de marzo de 1978.