Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

Estreno de "El padre", de Strindberg

La compañía Actores Unidos, formada por Berta Riaza, Luis Prendes, María Luisa Ponte y Ricardo Lucía, presentará el próximo martes, en el teatro Fígaro, la obra El padre, del dramaturgo sueco A. Strindberg, en versión de Ricardo Rodríguez Buded, dirigida por Ricardo Lucía.Hasta ahora no se había representado en nuestros escenarios esta obra de Augusto Strindherg (1849-1912), escrita en 1887, del que se conocen sus otros dramas naturalistas Señorita Julia y Los acreedores.

El dramaturgo Ricardo Rodríguez Buded, autor de obras como La madriguera, Un hombre duerme y El charlatán, ha realizado la versión castellana de El padre. «Siento una gran admiración por Strindberg -declaró a EL PAIS-, uno de los iniciadores del teatro moderno. Esta obra pertenece a su época naturalista, de hombre rebelde y preocupado por la sociedad, ya que después hizo un teatro de tipo histórico, onírico y desorbitado, con un punto de reaccionarismo. Su naturalismo no se limitaba a fotografiar los problemas de su época, sino que ahondaba en todo lo que había detrás de una determinada situación. »«En la idea primera de El padre -añade- está presente de una forma clara la influencia de su vida privada, la desilusión de sus tres matrimonios, pero lo expone de una manera trascendida, con profundidad. En El padre presenta la duda del hombre ante la paternidad y plantea el tema constante del enfrentamiento entre hombre y mujer. Yo me siento identificado con lo que se dice en la obra. »

Rodríguez Buded considera que es discutible calificar de misógino a Strindberg. «El talento del dramaturgo sueco está en que trasciende la lucha entre hombre y mujer para convertirse en la lucha entre dos seres humanos. Al cabo de un siglo el drama es entendido por el espectador actual y esa es su grandeza. En mi versión he conservado toda la obra, que tiene una construcción lineal y clara, donde aplica sus teorías del naturalismo. Es una estructura muy actual, ofreciendo en el diálogo los antecedentes del problema para después desarrollarlo en escena con mayor intensidad.»

«Me parece un hecho positivo que unos actores decidan montar El padre, ya que no se suelen representar los grandes autores del teatro moderno, que son obligatorios en una cartelera normal.

En este sentido, el estreno de Strindberg tiene un carácter ejemplar. Hay un cierto desconcierto en el teatro actual. Los empresarios no saben qué hacer. Ya está pasando la oleada del teatro seudopolítico y de destape. Lo más inmediato y sencillo sería acudir a las obras que ya forman la historia del teatro y estar atentos a los nuevos autores españoles que surjan. »

Para Ricardo Lucía, director de El padre, Strindberg, en su obra, profundiza en las motivaciones de la mujer, como ser completo y complejo. «La mujer tiene un comportamiento activo y desencadenante. Lo más importante de la obra es la lucha entre hombre y mujer poner al descubierto cómo sienten y hablan estos personajes. En la dirección escénica, una obra me tiene que convencer, lo demás es accesorio. Los personajes tienen una completa relevancia. El montaje es sencillo, como requiere el espacio cerrado, con una mayor fuerza en la interpretación. Creo que la obra tiene una clarificación tan perfecta que llega a toda clase de públicos.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de marzo de 1978