Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pocas posibilidades de que el MPAIAC sea reconocido en la "cumbre" de Jartum

Al término, del Consejo de Ministros de la Organización para la Unidad Africana (OUA), clausurado ayer en Trípoli, aparece como muy dudoso que el MPAIAC de Antonio Cubillo pueda alcanzar el reconocimiento oficial de los jefes de Estado africanos en la próxima cumbre de la OUA, a celebrarse en Jartum, el próximo mes de julio. Por otra parte, hay que señalar que la reunión de Trípoli no ha podido sancionar la convocatoria de una cumbre extraordinaria de la OUA, en Libreville, para tratar la cuestión del Sahara occidental.

Sobre las posibilidades de reconocimiento del MPAIAC en Jartum hay que decir que Cubillo, que lleva catorce años haciendo pasillos en estas reuniones africanas, peca de optimismo. Buena prueba de ello la da el diario de la asamblea de Trípoli, editado en francés, inglés y árabe, en el que no se ha mencionado la cuestión canaria, y sí la situación de otros territorios considerados como colonias.Por otra parte, se ha desechado la celebración, dentro de un par de semanas, en Libreville, de una cumbre extraordinaria de jefes de Estado, que debería tratar exclusivamente el tema del Sahara. Esta reunión extraordinaria había quedado decidida el pasado año en la reunión de jefes de Estado que tuvo lugar en la capital gabonesa, pero ayer la delegación de este país solicitó de la conferencia la concesión de ocho millones de dólares para encargarse de tal organización, lo que pareció excesivo al resto de los delegados. Posiblemente, Gabón solicitaba tan desproporcionada suma -los presupuestos anuales de la OUA no rebasan los once millones de dólares- con la sana intención de evitarse los problemas que, ante los países más directamente interesados en el Sahara, pudiera causarle la conferencia.

Tampoco ha habido acuerdo a la hora de buscar un sucesor al actual secretario de la OUA, el tanzano Eteki. El problema, como siempre, se centra en la oposición de los países según su alineación y en la minoría de votos que tienen los candidatos de los países árabes. El resolver la sustitución de Eteki se ha remitido, como casi todo, a Jartum.

Hasta en cuestiones administrativas ha habido desacuerdo. La comisión encargada de su estudio ha invertido horas y horas en tratar de esclarecer la desaparición de 80.000 dólares del fondo para ayuda a los refugiados. No lo ha conseguido.

La consideración de las islas Canarias como territorio no autónomo ha causado aquí sorpresa en medios diplomáticos y periodísticos europeos, e incluso entre muchos de los participantes en la conferencia. Miembros de diversas delegaciones declararon su sorpresa por tal clasificación del archipiélago español, y no sólo los de Marruecos y Mauritania, países que se opusieron a la misma, sino también los representantes de otras naciones que votaron a su favor.

El clima en que se ha desarrollado la conferencia, como siempre sucede, no se prestaba precisamente a la serena reflexión de los temas.

Apoyo a los palestinos

El apoyo a la causa palestina, con la implícita condena a Israel, ha sido prácticamente el único acuerdo adoptado por unanimidad en el Consejo de Ministros de los países de la Organización para la Unidad Africana. Mayor importancia reviste la iniciativa de Gadaffi en la cuestión de Tchad que, en la pasada semana pudiera haber sentado unas bases de diálogo que ponga fin a la «guerra podrida» de aquel país.La reunión ministerial, al margen del específico interés que ha revestido para España por haber tratado el tema de Canarias, ha pasado sin pena ni gloria, y ha puesto de manifiesto, una vez más, las disparidades de criterio de los países africanos sobre los temas que afectan a su continente, derivadas de su respectiva adscripción a los grandes bloques. Es sintomático que sólo se haya registrado unanimidad sobre un tema, como el palestino, hasta geográficamente ajeno a este continente, y no haya sucedido lo mismo con la condena al régimen de lan Smith, que encontró la reserva del voto de Zaire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 1978

Más información

  • El debate de la OUA sobre el Sahara, aplazado