Carter finaliza su gira europea

Apoyo de Estados Unidos a la ampliación de la Comunidad Económica Europea

Las sedes del Mercado Común y de la Alianza Atlántica fueron los últimos foros de visita del presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, después de un viaje de nueve días por siete países europeos y asiáticos. La situación económica, las relaciones con la Unión Soviética y, en particular, el interés de Carter por tranquilizar a los aliados europeos caracterizaron la corta estancia de seis horas y media del presidente norteamericano en la capital belga. Llegó a las 11.30 y se fue a las dieciocho horas.

Más información

Roy Jenkins, presidente de la Comisión Europea, declaró en su conferencia de prensa que trató con Carter del capítulo de la ampliación del Mercado Común, con las candidaturas de Grecia, Portugal y España.El portavoz de la OTAN afirmó que el tema de la «bomba de neutrones» no salió durante la corta sesión de trabajo celebrada en la OTAN entre el Consejo Permanente y el presidente Carter. Se habló de las relaciones EEUU-URSS a todos los niveles, con garantía por parte de Carter de seguir informando a los aliados de la marcha de las negociaciones para una reducción de la prolifera ción de armas nucleares (SALT II).

A escala bilateral, la jornada del presidente Carter en Bélgica se inició con un almuerzo ofrecido por el rey Balduino, acompañado de conversaciones con Leo Tindemans, primer ministro belga.

Por vez primera en la historia de la CEE, el presidente de la Comisión Europea no debió acudir a la embajada EEUU o al hotel Hilton para entrevistarse con un presidente de Estados Unidos. Jimmy Carter acudió oficialmente a la sede de las Comunidades Europeas. Todo un gesto político que, en opinión de los comunitarios, demuestra el fin de una era -la de Henry Kissinger, que concedía un «papel regional» al Mercado Comúnpara iniciar otra de mejores relaciones entre la CEE y Estados Unidos.

Tres puntos centraron las conversaciones entre Carter y los comunitarios: las relaciones EEUU-CEE-Japón, la postura de las potencias industriales ante los países en vías de desarrollo y, por último, las prioridades actuales de la CEE definidas por Jenkins en los capítulos de elección directa al Parlamento Europeo, unión económica y monetaria y ampliación del Mercado Común.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

«Consideramos si la ampliación contribuirá a reforzar o debilitar la CEE, con su incidencia estratégica», declaró Jenkins, comentando el «sí» político de los nueve a las candidaturas de las tres nuevas democracias (Grecia, Portugal y España), sin olvidar los problemas económicos e institucioriales.

Es sabido que Estados Unidos apoya la ampliación del Mercado Común, como opción política e interés económico para estabilizar tres Estados que ocupan posiciones estratégicas en el sur de Europa.

Ante el Comité Permanente de la OTAN, reunido a nivel de embajadores de los quince países miembros de la Alianza Atlántica, Carter confirmó que Estados Unidos no reducirá su ayuda militar a Europa. AI Contrario, la aumentará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de enero de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50