Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El monosabio" una visión peculiar de la fiesta de los toros

Entrevista con su realizador, Ray Rivas

Ray Rivas, realizador norteamericano, acaba de comenzar el rodaje de El monosabio, una película producida por capital español, con actores españoles y con la fiesta de los toros desde una peculiar perspectiva como tema central.

«El monosabio, declaró a EL PAIS su realizador, es, un relato corto que escribí en 1963, en México. Naturalmente, los diálogos y una parte de la historia, ha sido reescrita, puesto que lo que más me interesaba es que los personajes se expresaran de la manera más cotidiana y popular posible. Inicialmente estaba prevista rodarla, en Colombia y trabajé un tiempo en la adaptación de su argot coloquial.»Ray Rivas es hijo de gallego y con nacionalidad norteamericana. Tanto por su aspecto como por lo que se puede deducir de sus declaraciones, entronca directamente con esa ya amplia línea de ciudadanos yanquis en los que el vitalismo, y una dosis de aventurismo, actúa como potenciador de sus obras. Quizá pueda parecer excesivo, pero Rivas se inscribe en el camino que iniciaran hace años los Hemingway, Steinbeck, Ford, Scott Fitgerald, etcétera, y que continuaron años después los Kerouack, Gingsberg, Borroughs, Mailer y tantos otros.

«Lo cierto es que, desde niño tenía interés por el mundo de los toros. Comencé a interesarme en ello a raíz de mi primera visita a España, en 1946. Cuando crecí, vi el mundo de los toros desde otra perspectiva. Concretamente, en 1961 estuve tres meses en México con una beca para ampliar mis estudios de Biología. Allí conocí a un par de compañeros que tenian. cierto contacto con el ámbito taurino; como los estudios eran de bajo nivel, nos fuinos a una ganadería, Atenco, en donde pasé la mayor parte de aquellos tres meses. Allí conocí otra de las muchas caras de la fiesta. Hacíamos auténticas barbaridades: un solo día, por ejemplo, llegamos a torear diez vaquillas. Todo el ambiente que se respiraba en Atenco tenía. como protagonista al toro, mucho más que al torero.»

«En mi país -añade Rivas- decimos una mentira muy grande: todos los niños pueden llegar a ser presidente. Pues bien, El monosabio es un personaje que anhela durante toda su vida llegar a ser figura, y no lo consigue. Sin embargo transmite su sueño y su pasión a un chaval. Pienso que la fiesta de los toros tiene un tratamiento estético muy hermoso desde la óptica de los pintores, pero en la realidad es un festejo en el que hay sangre, en el que muere un toro, y en el que existe mucha sordidez. Hay que darse cuenta que el monosabio, por ejemplo, ve la fiesta desde las caballerizas, con botas de goma y mierda por todas partes, sin embargo es un auténtico fanático de la fiesta, con un fanatismo neurótico. Por ejemplo, habla de la muerte de Frascuelo como si hubiera ocurrido ayer mismo. Reconozco que la fiesta de los toros, que para mí es un anacronismo, tiene, pese a toda, una enorme fascinación. En el personaje central -que lo desempeña José Luis López Vázquez- quizá lo más patético sea el hecho de que pese a conocer perfectamente los entresijos de la fiesta. Le puedo decir también que el muchacho que trabaja en la película, Curro Fajardo, es en la realidad el hijo de un auténtico monosabio.

Ray Rivas, norteamericano de padre español. Conocedor de la fiesta de los toros. Vitalista, aventurero, realizador de cuatro largometrajes para la televisión, rueda en España un filme sobre los toros que de alguna manera quiere ser una visión de ese mundo, en la línea de la que mostró Fat City sobre el mundo del boxeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de septiembre de 1977