JAZZ

Duke Ellington, tercer aniversario de su muerte

Dentro de dos días, el 24 de mayo, a los 75 años, pocos después de la muerte de su saxo tenor Paul Gonsalves, fallecía en Nueva York, en plena juventud creadora, Edward Kennedy Ellington, un hombre que había nacido el 29 de abril de 1899 en Washington, que había empezado a dar clases de piano con la señorita Clinkscales en 1906, que había realizado su primera gira europea en 1933 por Inglaterra y Francia, que había dado una serie de conciertos en el Carnegie Hall en 1943, que había aparecido en la portada de la revista Time en 1956, mismo año en que realizara su primera grabación con Ella Fitzgerald, que había escrito su primera banda sonora (para el Filme Anatomía de un asesinato) en 1959, que había grabado con Louis Armstrong y Count Basie en 1961 y con Charlie Mingus. Max Roach, Coleman Hawkins y John Coltrane un año después, que había compuesto la música para la puesta en escena de una obra de Shakespeare (Timon de Atenas), en 1963, que estrenó su Primer Concierto Sacro en San Francisco en 1965, que un año despues recibió la Medalla de Oro del presidente, que en 1967 es elegido Doctor honorario en Música, por la Universidad de Yale, etc.Enamorado de las composiciones de larga duración, escribió suites de la categoría de Black, Brown and Beige (estrenada en 1943 en el Carnegie Hall), la Liberian Suite, encargada por el Gobiecno de Liberia para conmemorar su centenario, A Tone Parallel to Harlem y Such Sweet Thunder, inspirada por la obra de Shakespeare, entreotras muchas.

El corto espacio de esta sección impide glosar, ni siquiera brevemente, la carrera musical de un compositor, pianista, director de orquesta y arreglador que ha ido siempre unos diez años por delante de los demás músicos de su generación. En la elemental cronología que acabamos de hacer, hemos prescindido de la cita de sus más importantes y conocidos temas (a lo largo de su vida compuso más de 2.000) pero todo aficionado ha escuchado los más importantes e incluso podría cantar alguno de ellos. Quede constancia, aquí, de que pasado mañana hará tres años que la música de jazz se quedó un poco sola, como huérfana, porque Duke murió en Nueva York.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS