Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Vittore Branca: "La unidad cultural hará posible la unidad política"

Entrevista con el vicepresidente de la Fundación Cini, de Venecia

"La evolución política depende de la evolución cultural. Lo vemos en la Historia. Por eso es necesario profundizar en la consciencia cultural para demostrar y demostrarnos que las ideas fundamentales son las mismas, y llegar así a la comprensión política.» Así habla Vittore Branca, intelectual italiano de primera línea, una de las máximas autoridades sobre Bocaccio, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Cini, de Venecia, que ha pasado por Madrid para pronunciar una serie de conferencias.

«Los valores morales, políticos, sociales son muy semejantes. De ello debernos ser conscientes culturalmente, para que después la comunidad política pueda ser un hecho. Yo estoy seguro de ello; quizá por eso soy un europeísta convencido. Creo que es una empresa bonita que podemos ofrecer al mundo, y una idea que ha calado entre la juventud, al menos en mi país. Es un ideal a conseguir, un ideal noble, que atrae. Porque, además, es posible.»Siempre que se profundiza está la cultura, Debajo de la política, de la economía, de todo, está la cultura; porque la cultura es la base de la convivencia, la base del desarrollo, la base de la libertad. De vocación europeísta, Vittore Branca se entusiasma con el ideal de la Europa unida culturalmente como punto de partida para esa Europa auténtica y realmente comunitaria. Quizá por eso está al frente de la Fundación Giorgio Cini, de Venecia n fundación creada por y para la cultura, para promoverla y difundirla por el mundo entero.

«Uno de nuestros fines es la promoción a escala europea. Organizamos encuentros para discutir los problemas actuales, tanto de tipo social como político y económico. Por otra parte, para cada tema especializado contamos con la colaboración de otras fundaciones internacionales creadas para ese tema concreto, y especialmente, con las fundaciones norteamericanas. »

La fundación se financia con el patrimonio legado por Vittorio Cini, en memoria de su hijo Giorgio, fallecido en accidente. Ese patrimonio facilita una liquidez a la que se suma una fuerte aportación que anualmente hace el fundador. Setenta encuentros internacionales, veinte libros editados, cuatro cursos especializados sobre teatro, cultura, etcétera, más de trescientos alumnos de todos los países pueden ser el resumen de la actividad de cada año.

«Yo creo que la fundación tiene peso cultural en el mundo. Y muchos españoles han colaborado con nosotros a hacerlo posible. Por la fundación han pasado Ortega, Guillén, Alberti, Ruiz Giménez, Laín... »

Hablamos de las relaciones culturales hispanoitalianas, que, pese a la proximidad de los países, pese al mismo origen latino, pese a la identidad que en muchos aspectos pudieran encontrarse, no han sido unas relaciones ni profundas, ni estables.

«No, ciertamente, no, y en especial en los últimos años. Antes la influencia era enorme y la corriente cultural entre los dos países no tenía obstáculos. Piense solamente en que, por ejemplo, la literatura en Cerdeña se escribía en castellano. Pero en los últimos años ha sido distinto, porque latía un problema político. Cuando España era una República, en Italia vivíamos el fascismo cuando Italia superó el fascismo ustedes estaban en él. Estas diferencias ideológicas alternativas han cortado la participación cultural mutua. No era extraño que un conferenciante español en Italia, por ejemplo, fuera presentado en tono peyorativo como «franquista». Ahora las cosas han cambiado. No deja de ser significativo que el primer ministro italiano que ha visitado oficialmente España desde hace muchos años haya sido, precisamente, el de Cultura. Creo que en este aspecto debemos unirnos más, mucho más, hacer una entente europea real.»

Para Vittore Branca, una de las fórmulas sería la correspondencia en la enseñanza de la lengua respectiva.

«Hay crisis en este sentido. Se dice que nuestra lengua, la italiana, no es fuerte en la práctica. Sin embargo, debe reconocerse que nuestra lengua es una de las más fuertes de la Historia, en el plano cultural. Debe vencerse esa ten dencia de la opinión pública española. En Italia, por lo menos en veinte liceos, se enseña el castellano durante cuatro años. En España, sin embargo, no pasan de nueve.

Vittore Branca ha publicado varios ensayos sobre Bocaccio y está considerado como una de las máximas autoridades mundiales sobre el tema. Habla de él con pasión.

«Es que es el hombre que mejor ha representado la realidad vital. No ha ido al pasado, sino que profundizó en su entorno, en el hombre, en sus pasiones, en sus virtudes, en sus defectos, en sus glorias. Ha dado el tipo humano eterno. Por eso ha dado los grandes temas del teatro, desde Shakespeare o Moliere hasta Fabbri o a tantos otros. Vea: es el único clásico que ha dado origen a no menos de veinte películas y ha interesado a directores como Passolini o Fellini.»

-¿Y puede tener hoy algún interés? ¿Qué le puede decir Bocaccio hoy a la juventud?

- Muchas, muchas cosas. No se olvide que Bocaccio es realmente el autor de la liberación sexual, porque cuenta el hombre como es. Y es el autor que incorpora la realidad circundante a su literatura. Los obreros, por ejemplo, adquieren un gran papel en sus textos, frente a toda la literatura medieval. El medievo ridiculizaba al obrero. Bocaccio lo hace héroe. Para mí, en definitiva, Bocaccio ha podido entrar en el hombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 1977