Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA RELIGIOSA ESPAÑOLA

Obras de cámara

Como ya es tradicional, RNE realizó una serie de encargos de obras breves sobre temas religiosos que han sido emitidas a través de las distintas cadenas. El granadino Juan Alfonso García prosigue la estética practicada en sus Campanas para Federico en Gritando su dolor, sobre textos de Gutiérrez Padial y Gerardo Rosales. Pura Martínez y Gerardo Gavilanes fueron intérpretes de la obra, expresiva, de fondo enlazante con la tradición y forma actualizada. El melodismo, muy sumiso en los versos, resulta claro y atractivo y el tratamiento armónico-instrumental se mueve, para entendernos, entre el Falla del concierto y el Gombau de los Villancicos, de Alberti.

Carlos Guinovart trató en su Plant de Nostra Donna Sancta María un texto de Ramón Llull, a través de la voz de soprano (María José Sánchez) y conjunto instrumental (Koan, dirigido por José Ramón Encinar). Pentagramas largamente contemplativos, en cuya línea cantábiles predomina un cromatismo casi expresionista, a través de las diferentes secciones nos llega impostado en unos procedimientos instrumentales que tienen tanto de modernos como de emoción primitivista.

RNE

Cuatro novillos de Hidalgo Rincón y dos de Caridad des Allimes (1.º y 6.º). Terciados los tres primeros y con gran trapío los tres últimos. Rafael Gámez. Pitos. Bronca. Jesús Márquez. Oreja. Vuelta. Diego Ramos «El Merlo». Vuelta. Aviso y herido grave en la boca. Acabó Gámez, que oyó dos avisos antirreglamentarios.

Obras de Pildaín, J

A. García, E Truhán y Guinovart 6 de abríl

El asturiano Enrique Truán, cuyas canciones sobre Lorca son bastante conocidas, ha escrito un Christus-Tríptico para voz y piano (María Aragón y Gavilanes) de interesantes armonías y muy bello y fluido metodismo. Buscador de la belleza expresiva y de la adecuación de los textos de Victoriano Rivas Andrés, el contraste entre las tres partes viene determinado, sobre todo, por el acompañamiento pianístico, en tanto la unidad de concepto (o si se quiere, de inspiración) queda mantenida por la tensión de una melódica siempre natural y bella y nunca vulgar. Una muestra más del indudable talento de Enrique Truán, músico nato.

Sobre un texto euskera de Orixe, el tolosano Joaquín Pildaín ha escrito su Eseri Emen, para voz y piano (Josefina Cubeiro y Ángel Soler). Melodía, recitativo rítmico y hablado-cantado alteran para conseguir, con procedimientos simples, un alto impacto emocional que enaltece una refinada parte pianística de cuño weberniano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de abril de 1977