Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA RELIGIOSA ESPAÑOLA

Ocho estrenos de Semana Santa

Entre las Semanas de Música Religiosa de Cuenca y RNE, se contabilizan hasta ocho estrenos españoles de intencionalidad religiosa. La Orquesta Filarmónica de Madrid, bajo la dirección de Isidoro García Polo, presentó el jueves, en un auténtico tour de force, la Suite litúrgica, de Amando Blanquer, el Cántico de la Pietá, de, García Abril, y Oración paralela, de Luis de los Cobos.Blanquer, en su suite orquestal, muestra, una vez más, el levantinismo de su sentimiento y una manera de enfrentarse con lo religioso lejana de todo convencionalismo. Casi podríamos decir que «a la litúrgia por la alegría» parece haber sido la consigna del músico valenciano en una página colorista, diversificada, objetiva y tradicional. Tampoco deja de ser tradicional el Cántico de la Pietá, con cargo de la semana de Antón García Abril, lo que, por supuesto, no le resta valor. Antes al contrario, creo que el músico turolense se ha expresado como le ha venido en gana con entera espontaneidad, como obediente al lema fallesco: «Siga cada cual su gusto y sus tendencias.» Es una manera de creación en libertad esta de no sentirse preso de aggiornamenti.

Cuenca: Obras de Blanquer, L

de los Cobos, García Abril y C. Halffter. 7 y 9 de abril.

MÁS INFORMACIÓN

La voz de soprano y el solo del violoncello (María Orán y Pedro Corostola, respectivamente) se erigen en protagonistas, dentro de una línea de intenso fluir melódico, contrastada por la cuerda, el coro y el órgano que sirve de apoyo. El texto es original de Antonio Gala, respondiendo a las sugerencias del compositor que, entre sus devocíones artísticas, cuenta con la de la célebre Pietá de Miguel Angel. Intimo, sencillo y humanísimo, el Cántico de la Pietá viene a ser la contracara del de las Criaturas sobre S. Francisco de Asís, por lo que éste tiene de complejo y aquél de estilizado. Obra muy bella dentro de la línea estética que cualifica a García Abril y lo diferencia de otros nombres de su generación.

Ambicioso el proyecto de Luis de los Cobos en su Oración paralela, en la que se. simultanea el texto del Requiem con otros de Miguel Hernández.

Lo atractivo y difícil de tal conciliación abona en principio la idea de De los Cobos, desarrollada a través deuna partitura amplia y densificada cuya perspectiva se extiende desde la palabra del poeta a la transmigración del gregoriano y en la que se mezclan sentimientos religiosos y expresiones sobre la problemática nacional de cuño casi noventa y ochocentistas. En la audición radiada faltaron contrastes y me pareció que la claridad de la textura no estaba del todo conseguida. Conviene tener en cuenta la dificultad de la partitura y la carga de pentagramas nuevos con que se encontraron la Filarmónica y García Polo. La parte solista corrió a cargo de Manuel Pérez Bermúdez, y los coros, aquí como en la obra de García Abril, fueron los nacionales, en reducción de cámara.

El cuarto estreno conquense tuvo lugar el sábado en la Iglesia de San Miguel y estuvo protagonizado por el Ensemble Vocal de Pau que dirige Guy Maneveau. Se trata de Gaudium et Spes, de Cristóbal Halffter, composición de 1972, estrenada al año siguiente en Colonia y presentada por el mismo conjunto de Pauen el Festival de Royan, 1975. Obra comprometida o, por mejor decir, testimonial, Cristóbal Halffter aborda la cuestión dé la objeción de conciencia de modo muy directo. Quiero decir que cede el protagonismo de su partitura a la declaración de José Luis Beunza ante el tribunal que lojuzgó, hace años, por su actitud objetora. Muy bien dicha por José Luis Gómez, quien la registró en banda magnetofónica manipulada después por Cristóbal de modo que, añadiendo dimensiones al mensaje, permite su inteligibilidad, se ve apoyada, ambientada, espacializada por la parte coral, portadora de nuevas perspectivas desde su estatismo encantatorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de abril de 1977