Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kelsen y la Constitución española de 1931

Coloquio hispano-italiano de juristas

Kelsen y la Constitución española de 1931 ha sido el tema de una mesa redonda, organizada por el Instituto Español de Estudios Jurídicos de Roma con la participación de los mejores constitucionalistas españoles e italianos. Asistió a los debates el presidente del Tribunal Supremo de Garantías Constitucionales italiano, el socialista Paolo Rossi.

Por parte española el profesor Carlos Ruiz del Castillo hizo la historia del Tribunal de Garantías Constitucionales de la República de 1931 del que fue miembro en representación de las facultades de Derecho. El profesor Joaquín Tomás Villarroya, de la Universidad de Valencia, comentó el estatuto de 1834 y trató del recurso de inconstitucionalidad en el Derecho español. Moderador de la mesa fue el profesor Luis Legaz Lacambra, quien difundió el pensamiento kelseniano en España después de la traducción de Teoría general del Estado, hecha por Luis Recasens Siches en 1927.

«España tiene ahora un monarca constitucional —dijo el rector del Colegio Español de Bolonia, profesor Evelio Verdera, al presentar la mesa— garante de las instituciones democráticas. Esto no quita que la Constitución pueda ser garantizada también por un órgano supremo del mismo tipo que la Suprema Corte italiana.» El profesor Verdera dio noticia al mismo tiempo de la reciente muerte del profesor Felice Battaglia, tan vinculado durante años con el Colegio Español de Bolonia.

Por parte italiana intervinieron los profesores Vezio Crisafulli, juez de la Corte Constitucional, y Antonio La Pergola, ordinario de Derecho Público General en Roma y miembro del consejo superior de la Magistratura. Según Crisafulli, el pensamiento de Kelsen no influyó en la institución de la Corte Constitucional italiana. Las consecuencias de su constitución han ido más lejos de las previsiones, modificando profundamente el esquema de la forma de Gobierno democrático parlamentario. El profesor La Pergola expuso a fondo el pensamiento de Kelsen, considerado como el defensor de la democracia parlamentaria, del compromiso entre la mayoría y minoría, del internacionalismo y pacifismo y como el irremovible adversario de las soluciones presidencialistas. El profesor Sergio Cotta, filósofo del derecho, criticó el «relativismo lógico» de Kelsen y su concepción técnica de la democracia, subrayando la necesidad de defender los valores de justicia y libertad y el equilibrio de poderes anglosajones para salvar la democracia y su mecanismo técnico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 1977