Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:DIARIO DE UN SNOB

Las alcaldesas

Una cosa del Régimen que va desapareciendo. si ustedes se fijan queridos caraqueños. son las alcaldesas. Y no me refiero a las alcaldesas con vara, como lo fue doña Pilar Careaga a la que algunos mendaces llamaron Pilar Cabreada, porsu mucho carácter, sino a las señoras del establishment que mandaban, paraban y templaban en nombre de sus maridos.-Lo peor no es el ministro. sino su santa esposa -decíamos en tiempos de Franco.

Y también decíamos:

-Lo peor no es la censura, sino los miles de censores que andan sueltos por el país.

Los españoles de la Inquisición. muy, puestos de gola y Siglo de Oro. comentaban otro tanto:

-Lo peor no es Torqueniada sino los torquernadillitas de cada pueblo.

Y el nacionalsíndicalista vergonzante solía decirte:

Lo peor no es la dictadura. sino los pequeños dictadores de cada día.

Bueno, son maneras de engañarse. Son cosas que hemos dicho los españoIes a lo largo y a lo ancho de la Historia. Las alcaldesas de que quiero hablar hoy son las de Zamarramala, que celebran su fiesta por ahora. La fiesta de las Aguedas a la que el gran poeta Claudio Rodríguez. zamorano de Oxford y buen amigo mío. dedicó un bello poema.

En Zamarramala han hecho algunos nombramientos honorarios de alcaldesas que me parecen acertados y, bien. No es ese nuestro tenia. Ya saben ustedes que en Zamarramata. pueblo de la espléndida y áspera España (a ver. Alvarez-Solís, cuándo me envías el libro francés de este título que me prometiste). las mujeres mandan una ,vez al año y hacen de alcaldesas. Bueno. pues en la Zamarramala que es España ha habido durante cuarenta años unas alcaldesas autodesignadas que eran las que incorporándose la autoridad del marido mangoneaban la cosa.

Que ha llamado la señora del director general diciendo que eso de Rocío Jurado es una vergüenza. un escándalo y un falso testimonio.

Rafael Fernández quería salir la otra noche por la tele envuelto en el famoso chal de la censura, para luego quitárselo y decir:

-Ya nos hemos quitado el chal.

Pero no le dejaron.

El chal del pudor tenía muy preocupadas a las alcaldesas del Régimen. Es un viejo tema. Ahora se comenta mucho la desaparición del TOP por ejemplo, pero nadie comenta la desaparición de las alcaldesas, de las ministras, de las directoras generales de las señoras que nos, mangoneaban.

Yo creo que tan importante como el municipio que va a renovar se el sindicato. que está en crisis, y otras instituciones del Régimen, era la institución de las alcaldesas. que hicieron de la democracia orgánica un matriarcado telefónico mediante el cual una santa es posa con mando en plaza, se cargaba un programa de televisión, una obra de teatro o una señorita mollar.

Roger Garaudy y Peces-Barba han hablado en Madrid de una nueva civilización. A mí no me Importaría que la nueva civilización fuese un matriarcado. Pero un matriarcado de arriazonas. no un matriarcado de beatas. En estos días le dan un merecido homenaje a Antonio Gala. ¿Porqué no encargarle a Antonio una serie de televisión sobre las grandes alcaldesas del Régimen? Ruiz-Giniénez presenta el libro de Jorge Esteban El proceso electoral. Lo más importante del proceso electoral que vamos a vivir no es la desaparición del sindicato único o del partido único. sino la desaparición de las señoras. De aquellas señoras que decían después de una crisis:

-Pues ya ve usted, marquesa, que nos han hecho subsecretarios.

A ver si es verdad que no quedan más alcaldesas que las de Zamarramala en la gran Zamarramala nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 1977