Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solidaridad con el cantante y poeta Wolf Biermann

Se pide la anulación de expatriación decretada por la RDA

A mediados del pasado mes de noviembre las autoridades de la República Democrática Alemana (RDA) privaron de su ciudadanía al cantante y poeta Wolf Biermann. Al conocerse la medida un buen número de escritores y artistas de la RDA protestaron contra ella por considerarla contraria a la constitución del país.

La réplica de las autoridades no se hizo esperar. El profesor Haveman era mantenido en arresto domiciliario y la calle donde vivía quedaba bajo control policíaco.

En el mejor estilo estalinista, los funcionarios de la RDA continuaron sistemáticamente las represalias. La organización del partido comunista en el seno de la «sociedad de escritores» se dirigió a los miembros del partido que habían protestado por el trato de Wolf Biermann, aconsejándoles que «se retractasen de su actitud antipartido, ya que al poneros en contacto con fuerzas imperialistas habéis tomado posiciones objetivamente anticomunistas». Dada la organización de la cultura en la RDA la situación de los escritores está a merced de las medidas administrativas que tomen los funcionarios de la cultura: libros no publicados por falta de papel, piezas que no encuentran teatro, actrices que ya no encuentran papeles en sus compañías.

Entre los intelectuales mencionados como «antipartido» están Christa Wolf, el mejor novelista de la RDA; Jurek Becker, Stephan Hermlin, antiguo brigadista en la guerra española. El dramaturgo Ulrich Plenzdorf, las actrices Jutta Hoffman y Angelika Dornrose, el actor Hillmar Thate. Son otros los señalados.

En la cárcel está (o estaba hace unas semanas) el joven escritor Jurgen Fuchs.

El escritor y dramaturgo alemán Peter Weiss, residente desde hace cuarenta años en Estocolmo, escribió a las autoridades de la RDA, a través del periódico sueco Ny Dag, la carta que publicamos a continuación, en solidaridad con Wolf Biermann e indirectamente con las posibles víctimas de los funcionarios de la cultura de la República Democrática Alemana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 1977