"Vanguardia artística y realidad social en el Estado español, 1936-1976"

El proyecto español de la Bienal de Venecia, en Barcelona

A partir de hoy, sábado, y hasta el próximo 13 de febrero, una parte importante de la Biennale de Venecia del presente año -dedicada, como es sabido, a la Vanguardia artística y realidad social en el Estado Español 1936-1976- y que recoge una variada muestra de lo que ha sido el arte antifranquista en estos últimos cuarenta años, permanecerá expuesta al público en la sede de la Fundación Joan Miró, en Barcelona.La presentación pública de la exposición tuvo lugar el pasado jueves, en la propia Fundación Miró, mediante una conferencia de prensa en la que estaban presentes varios de los miembros del comité organizador de la exposición -Tomas Llorens, Valeriano Bozal, Alberto Corazón, Antoni Tapies...-, así como Francesc Vicens, director de la Fundación Miró.

Este último presentó al equipo organizador señalando la importancia de la muestra, y la repercusión que la misma había alcanzado, «fácilmente comprobable -dijo- a través de los comentarios, críticas y polémicas que a su alrededor se han desarrollado en los diversos medios de comunicación». Francesc Vicens manifestó que «la Fundación Miró ha traído esta exposición a Barcelona con el propósito de ayudar a conocer una manifestación artística importante, y así, gracias a este conocimiento directo, ayudar a la apertura de un debate sobre el desarrollo artístico que ha tenido lugar, en los últimos cuarenta años, dentro de las fronteras del Estado español».

Cambio geográfico

Los miembros del comité organizador explicaron a los periodistas y críticos de arte presentes, las diversas modificaciones que presentaba la exposición actual, en contraposición a la que se inaugurara en Venecia el pasado 16 de julio.Tomás Llorens, explicó los cambios basándose en que «habían cambiado tanto el espacio material, como el espacio geográfico». Definiendo este último como «el contexto social y político en el que se presentaba la muestra». Llorens explicó cómo en la segunda parte de la exposición -la evolución sociopolítica desde 1939 hasta la actualidad y las obras de los artístas seriadas cronológicamente- había sido sustituido el texto con el fin de darle un contenido «menos agitatorio y más científico» toda vez que el público barcelonés conocía el contexto del período analizado. En la exposición de Barcelona faltan algunas obras. En general y siempre que ha sido posible, han sido sustituidas por otras equivalentes. Estos cambios han sido motivados por la necesidad de devolver dichas obras a sus propietarios o por la imposibilidad de resolver algunos problemas de transporte. En concreto, faltan obras de Picasso, Oscar Domínguez, Luis Fernández y Modesto Roldán. Han sido sustituidas, la representación de Julio González, algunas obras de Joan Miró, tres de Antoni Tapies y cuatro telas de Juan Genovés. A esta lista hay que añadir las ausencias de Jorge Castillo y José Ortega, los cuales retiraron personalmente su participación.

Los cambios habidos, según se apuntó, afectan tan solo a un 30% de la exposición. Hay que señalar, por último, que esta se encuentra dividida en varias partes: Imágenes de la guerra civil, El pabellón de 1937, La derrota y el exilio, La recuperación de la vanguardia, Entre el testimoniaje y la libertad (1954-1964), Zonas del realismo (1959-64) Arte y compromiso político (Márgenes) 1964- 72) y Significaciones de la pintura (1967-76).

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de diciembre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50