Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrick Grainville, premio Goncourt

El Renaudot, para Michel Henry

Interrogado sobre su concepción de la novela contemporánea, Patrick Grainville, 73 laureado del Premio Goncourt ,ayer, por su obra, Les flamboyants, declaró: "El novelista debe evitar dos inconvenientes En primer lugar la repetición monótona de los modelos del clasicismo tradicional. En segundo lugar, lo que se ha llamado la nueva novela, demasiado abstracta, demasiado formal, demasiado pensante."Grainville, profesor de Letras en un liceo de segunda enseñanza, ya publicó cuatro novelas en los últimos cinco años. Una de ellas, La lisiere, en 1973 ya estuvo a punto de conseguir el premio. Sus predilecciones literarias constituyen una presentación de Les flamboyanis: «Me gusta la escritura artista de Flaubert, el realismo visionario de Zola y el verbo de Celine.»

Su novela Goncourt, sobre Africa, está centrada en un dictador salvaje y espectacular. Fue bien recibida por la crítica. El mismo autor la calificó de western africano. Un especialista afirmó: «Se trata de una ópera sublime, barroca.»

Entre los 1.600 premios literarios que se distribuyen en Francia a lo largo del año, el Goncourt sigue siendo el libro que se compra y el que leen mayor número de franceses. Su venta oscila entre los 250 y 500.000 ejemplares. Sus ganadores, en consecuencia, si no ricos, salen de apuros con esta coronación que, según los estatutos de sus fundadores (los hermanos Goncourt) sólo tiene como premio un cheque de cincuenta francos (setecientas pesetas), que los laureados no cobran, sino que enmarcan. Este año, a juicio de los especialistas, la temporada literaria no ha sido muy buena, pero los premios se dan igualmente.

Como lo requiere la tradición, el Goncourt fue discernido ayer, a mediodía, en el restaurante gastronómico Dronant, al lado de la Opera. Al mismo tiempo se dio otro de los grandes premios del otoño literario parisiense, el Renaudot, a otro profesor, Michel Henry, por su novela El amor con los ojos cerrados.

El año pasado publicó dos gruesos volúmenes sobre Marx: Una filosofía de la realidad y Una filosofía de la economía. A su juicio, el marxismo es «el conjunto de contrasentidos hechos sobre Marx». En sus obras describe a Marx, no como el doctrinario del materialismo histórico, sino como un defensor de la vida individual.

Su novela premiada ayer es la segunda. Se trata de una fábula, situada en una ciudad imaginaria, pero en la que, a la postre surge el pensador, criticando la crisis de la civilización occidental. Escrita a la manera clásica al ser publicada, no obtuvo la aprobación unánime de la crítica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 1976