Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apretada victoria española en la OTI

La victoria española en la V edición del Festival de la OTI, ha sido apretadísima, tanto que hasta la última votación marchaba delante en e1número de votos Venezuela y España iba empatada con Chile, faltándole un mínimo de dos votos para triunfar. La obtención de estos votos puso punto final a la V edición de este festival, marcada al final por la prisa que constantemente daba el presentador y director general de la transmisión, Raúl Velasco, porque se terminaba el tiempo previsto de uso del satélite. Tan dramáticas como sus peticiones transcurrieron las comunicaciones con los jurados de los países, resueltas, al final, por el sencillo sistema de que la decisión la tomaran las respectivas delegaciones presentes en el teatro Juan Ruiz de Alarcón de la ciudad de Acapulco. Otra decisión tomada por la organización de la OTI, la independencia del primer premio y del país sede del año siguiente, ha clarificado grandemente las votaciones liberando de un peso a las entidades televisivas de pequeños presupuestos que se apresuraban en ediciones anteriores a remachar la victoria de las naciones que se destacaban ligeramente en las votaciones, para evitar que recayera el premio en ellas mismas, Esto explica, también, la baja calidad de muchas representaciones.La gran competencia en las votaciones, la falta de experiencia en este tipo de festivales y la gran frialdad de nuestra representante, María Ostíz, nos proporcionaron un final que en otras condiciones y situación hubiera resultado polémico y contestatario. La falta de confianza en la victoria pareció ser tan clara en María Ostíz que apareció vestida en traje sport, pantalón y camisa, olvidando ciertas normas de cortesía y otras puramente técnicas como el respeto a los colores en estas transmisiones internacionales.

De la tónica general de baja calidad de las canciones destacaron la chilena Era sólo un chiquillo escrita e interpretada por José Alfredo Fuentes, la representante de Venezuela titulada Soy formidablemente interpretada por el grupo Las cuatro monedas y la canción enviada por las estaciones de habla hispana instaladas en Estados Unidos Sangre antigua escrita y cantada por Carmen Moreno la que, en curiosa unanimidad, pasó desapercibida para la absoluta mayoría de los jurados, a pesar de lo adecuada que era para este tipo de festivales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de noviembre de 1976