Crítica:CANCIÓN
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

"Nueva Trova Cubana": lo popular y la experimentación

Sara González, Amaury Pérez, Pablo Milanés y el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC de La Habana actuaron el pasado martes en el teatro Monumental, de Madrid. Este recital de algunos de los componentes del Movimiento Nueva Trova Cubana ha servido para una primera toma de contacto de los aficionados españoles con uno de los fenómenos más interesantes y desconocidos del mundo de la canción popular. El bloqueo, el aislamiento y la sistemática deformación de la realidad cubana llevada a cabo por determinados medios de comunicación habían cubierto con una espesa capa de silencio la misma existencia de estos intentos de renovación de una música y un folklore suficientemente conocido en otras dimensiones, no por superficiales menos interesantes. La música cubana, incluso la música cubana de consumo, interpretada con las consiguientes mixtificaciones y concesiones en latitudes muy distintas, siempre ha sido de alguna forma reflejo de una tradición rítmica que ha influenciado poderosamente a la música ligera occidental, al jazz y al mismo rock. El afro-cubano, en efecto, se encuentra en la raíz de muchos intentos de, la música negra de hoy por encontrar sus raíces y se encuentra en el fondo de muchos intentos de músicos latinos por encontrar unos fundamentos autóctonos.Congas, maracas, tumbadoras, el ritual de la percusión africana trasladada y perfeccionda en el Caribe ha sido asimilado y comercializado por la poderosa industria americana en los felices tiempos en los que Cuba era, a fin de cuentas, colonia americana. La música de cabaret de los años cuarenta y cincuenta, las orquestas tropicales de abigarrada vestimenta, las rumbas ,y los sones siguen su carrera en el mundo del music-hall y, a pesar de su comercialización y de su falta de contacto con la tradición popular de la que surgieron, siguen contando con un atractivo muy especial.

La nueva Trova

En estos recitales ofrecidos por diversas capitales españolas por los miembros de esta nueva generación cubana se puede apreciar cómo se ha desarrollado la música cubana en contacto con su propia realidad y con los planteamientos de su proceso revolucionario, proceso que ha marcado de forma significativa no sólo la parte literaria de las nuevas canciones cubanas, s¡no también sus métodos de trabajo, aprendizaje y comunicación. Bajo la dirección del prestigioso Compositor Leo Brouwer se formó, en 1969, este Grupo de Experinentación Sonora, auténtico colectivo de autores e intérpretes que han profundizado en sus raíces musicales, a las que han aplicado una técnica jazzística y otras inlluencias. El relúltado se encuentra bastante cerca de otros intentos realizados en áreas diferentes y aparece conectado con las experiinentaciones de numerosos músicos latinos de jazz y rock. Los temas instrumentales que los miembros del grupo interpretaron en el Monumental indican que el camino emprendido en 1969 está dando sus frutos y, quizás, su éxito más importante haya sido conseguir una música experimental caliente y colorista que sigue vinculada con lo popular.

Sara, Amaury, Pablo

En el terreno de la canción, la Nueva Trova ha incorporado en los arreglos esta escuela instrumental de la que hablábamos, y sus mejores resultados están expuestos a lo largo de multitud de canciones. Sara González, con una arrolladora espontaneidad sobre la escena, tiene una voz rica en matices y capaz de jugar con improvisaciones de cierta complejidad. En el capítulo de textos, tanto ella como Arnaury Pérez, otro dé los venidos a España, buen intérprete y compositor, caen en ocasiones en un didactismo bien intencionado, pero que, a veces, resulta inadecuado para este género de canciones. Los cantores de la Nueva Trova viven en sus temas la evolución de Cuba, recuerdan con sus canciones los hechos gloriosos de su historia reciente y trazan también historias cotidianas de sus gentes y sus ciudades, sin abandonar tampoco la canción amorosa. En este sentido Pablo Milanés ha fundido perfectamente todos estos ingredientes con una musicalidad hija del folklore, pero eminentemente personal, y sus canciones, junto con las de Silvio Rodríguez, que no ha podido venir a esta gira, siguen siendo los mejores exponentes de una canción popular viva y combativa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS