Un proyecto ambicioso contra la contaminación en Bilbao

Se está estudiando un área de 150 kilómetros cuadrados

En 1972 comenzó a llevarse a la práctica el proyecto de lucha contra la contaminación atmosférica del Gran Bilbao.Del proyecto, se encuentra en funcionamiento actualmente la primera fase que abarca aproximadamente un área de estudio de 150 kilómetros cuadrados dividida en tres zonas importantes: Valle del río Asua, Valle del Nervión y desembocadura de este último. La población afectada por este plan anticontaminación es de un millón de habitantes.

El proyecto comprende en su fase definitiva la instalación de un total de 62 sensores meteorológicos y concentradores de S02 repartidos en 20 estaciones que enviarán automáticamente su información por vía telefónica a un ordenador analógico-digital, y de éste a otro digital. En la primera fase, que ya funciona, trabajan 40 sensores en 13 estaciones.

La instalación de este tipo de redes automáticas es relativamente reciente: comienza en 1965. En la actualidad pocas ciudades del mundo cuentan con ellas por el elevado costo de las instalaciones y su mantenimiento. En Europa se puede citar la red automática completa de Holanda. Empezó en 1973. Tiene 10 redes regionales y un total de 220 estaciones monitoras. El sistema es de conexión continua de las estaciones al centro regional respectivo por línea telefónica y de éstos al Centro Nacional por telégrafo.

El objetivo final del proyecto del Gran Bilbao se desglosa en los siguientes apartados: a) Medición automática principalmente del contaminante S02 en toda la zona del Gran Bilbao. b) Predicción del nivel de concentración de contaminantes en cada zona urbana para las próximas 6 horas (dos veces diarias). c) Predicción del nivel de contaminantes para cada trimestre. d) Estimación de zonas o cuadrículas contaminadas. e) Planificación de la reducción trimestral del nivel de emisión de aquellos puntos influyentes. f) Localización y condicionantes técnicos de las nuevas factorías a instalar.

Según el meteorólogo Javier Mantero, principal responsable del diseño de la red de sensores, la Meteorología ocupa en este proyecto un puesto muy importante, habiendo desarrollado un modelo matemático de difusión atmosférica apropiado a la climatología, orografía y características propias del Gran Bilbao.

Además de la Corporación Administrativa del Gran Bilbao, intervienen en el estudio el centro de investigación de la Universidad Autónoma de Madrid-IBM, el Servicio Meteorológico Nacional, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas que a través de su Instituto Nacional del Medio Ambiente asesora al centro de investigación UAM-IBM y, la Universidad de Deusto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS