Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creación de un nuevo orden económico, objetivo prioritario de los socialistas

La eventual contribución de los partidos socialistas al establecimiento de un nuevo orden económico internacional constituye, aparentemente, el principal resultado de la conferencia de dirigentes socialistas y socialdemócratas de Europa y América que se clausuró el martes por la noche en Caracas.En este sentido, se subraya el punto quinto de la declaración final de la cumbre socialista, en el cual se expresa que «los partidos en el gobierno aquí representados y los que tienen la legítima aspiración de llegar a estarlo, se comprometen a luchar porque se cumplan y se perfeccionen los acuerdos internacionales que, en materia económica y social, dan forma y sentido, a la idea de un nuevo orden económico internacional.

Se trata, sin duda, de acelerar los escasos progresos alcanzados en el diálogo norte-sur, a través de la conferencia sobre la cooperación internacional, que se ha venido reuniendo en París, precisamente bajo la co-presidencia de un venezolano, el ministro de Estado para Asuntos Económicos Internacionales, Manuel Pérez Guerrero, encargado de coordinar la posición del Tercer Mundo en su diálogo con los países industrializados.

Otro de los objetivos de la cumbre socialista es la ayuda a los partidos que, en la oposición o en la clandestinidad, tratan de alcanzar el poder en diversos países latinoamericanos, para desarrollar el socialismo democrático. En este marco se incluye también la labor de unificación que el socialismo trata de promover respecto a las corrientes socialistas que, como en el caso de España, se encuentran divididas en varios partidos o fracciones.

En el campo de la ayuda socialista a partidos hermanos se sitúa, asimismo, el convenio suscrito el martes entre el secretario general del Partido Socialista Portugués, Mario Soares, y el secretario general de la Unión Radical de Chile, Anselmo Sule.

Por último, la estrategia para combatir el avance del fascismo en Latinoamérica, parece que también se trató en la reunión de Caracas. Finalizada ésta, los líderes socialistas, entre los que se encontraban Willy Brandt, Bruno Kreisky, Mario Soares y Felipe González, viajaron a México, donde fueron recibidos por el presidente Echevarría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 1976

Más información

  • Finalizó la "cumbre" de Caracas