Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Petición de estatuto de autonomía para el País Valenciano

A pocos días de haberse concluido el seminario de «Areas regionales», con presencia de 24 presidentes de diputación en la Generalitat de Valencia, la entidad representativa de la burguesía valenciana, la Cámara de Comercio, Industria y Navegación, hace una declaración pública asumiendo las conclusiones del seminario y planteando la urgencia de ser miembro activo del estudio de un estatuto de autonomía para el país valenciano.

Conjuntamente las cámaras de Valencia, Alcoy y Castellón, contando la futura adhesión de Alicante y Orihuela, declaran que no puede ni debe «confundirse la lógica aspiración a un estatuto de autonomía con el separatismo regional», y que por razón de la representatividad que ostentan «reclaman sus derechos a participar en cualquier acción y estudio sobre el estatuto de autonomía», siguiendo la trayectoria última de estas entidades. Por la insuficiencia que supone, en vistas a una regionalización, la simple concesión de conciertos económicos, tipo Alava o Navarra, ya que sólo contemplan aspectos puramente: económicos error en el que también podrían caer los regímenes especiales actualmente en estudio para las provincias vascas y catalanas, las cámaras propugnan «recoger íntegramente la problemática propia de cada región, que refleje claramente la auténtica opinión de los ciudadanos afectados, cuya falta de participación sería un error que puede llevar a la inoperatividad de la autonomía». El único camino válido es el estudio de estatutos de autonomía -para todas las regiones y pueblos de España, los cuales deberían estar «recogidos en las normas constitucionales españolas». Estos deben dar suficiente poder político, económico y administrativo, dotando a la región de un mecanismo jurídico que delimite la autonomía y regule las relaciones del poder central con los órganos políticos regionales. «Ello, lógicamente -señala la declaración- exigirá una modificación de nuestro ordenamiento jurídico, en la cual tendrían que intervenir las regiones auténticamente representadas». Estos órganos regionales, finalmente, deben poseer, recursos y fuentes de ingresos suficientes para desempeñar sus funciones.

Razones del estatuto

La defensa de un estatuto de autonomía para el País Valenciano está basada en las siguientes razones: Primera. Derecho del pueblo valenciano al autogobierno, pues históricamente sus fueros se lo permitían, y existe un nexo cultural y económico suficiente. Segunda. Permite una mayor participación en los órganos del gobierno. Tercera. Ofrece un instrumento de innegable valor para el desarrollo económico del País Valenciano. Cuarta. Crea un nivel intermedio entre el municipio, la comarca y el Estado. Quinta. La estructuración regional va a ser un factor de equilibrio político para el conjunto del Estado español a Sext Favorece el equilibrio económico interregional mediante la creación de un fondo de compensación de niveles de, desarrollo distinto. Existen unas razones económicas para formular estas demandas. «La complejidad de la vida económica -citamos textualmente- hace que el poder central sea incapaz de competir en rapidez y eficacia con una autoridad regional con amplias funciones, para resolver los conflictos y aspiraciones de sus comunidades». Un estatuto de autonomía posibilita la distribución de recursos más acorde con los fines y objetivos de un plan de desarrollo valenciano, en coordinación con otros regionales, facilita una descentralización en favor de las comarcas, y pone a disposición de las regiones unos mecanismos de política financiera para hacer frente al crecimiento económico y crisis coyunturales de la región. En este sentido, las tres cámaras firmantes solicitan la creación de una banca oficial de carácter regional, la inversión en sectores regionales de los coeficientes producidos por la inversión en sectores regionales de los coeficientes producidos, por la inversión obligatoria de las cajas de ahorros y bancos, y, en tercer lugar, la creación de un mercado de valores orientado a servir de fuente de financiación regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 1976

Más información

  • Declaración de las Cámaras de Comercio de Valencia, Alcoy y Castellón