SELECCIÓN FEMENINA DE BALONCESTO

La renuncia de Laura Nicholls acelera la transición en la selección española

La pívot cántabra, la segunda jugadora en activo con más medallas (9) e internacionalidades (197) por detrás de Laia Palau, se suma a las bajas de Marta Xargay y Anna Cruz para el Eurobasket y los Juegos

Laura Nicholls, con la medalla de oro del Eurobasket de 2019. feb
Laura Nicholls, con la medalla de oro del Eurobasket de 2019. feb

“Ha llegado el momento de parar”, explica Laura Nicholls en el mensaje con el que anunció este martes su renuncia a competir con la selección española en el Eurobasket y los Juegos Olímpicos. La pívot cántabra, de 32 años, la segunda jugadora en activo con más medallas (9) e internacionalidades (197), solo superada por Laia Palau, se suma así a las bajas de Marta Xargay y Anna Cruz para la doble cita de este verano. Una secuencia de ausencias que descapitaliza al equipo histórico de los siete podios consecutivos, entre 2013 y 2019 (tres oros, dos platas y dos bronces), y acelera el relevo generacional que se viene gestando en las últimas convocatorias de Lucas Mondelo.

MÁS INFORMACIÓN

“Este año durísimo, en el que muchas de nosotras hemos tenido que afrontar situaciones inverosímiles, ha servido para darme cuenta de que ha llegado el momento de dejar de anteponer el baloncesto a mi propia vida”, detalla Nicholls en su escrito. “Aunque a veces lo olvidemos, la familia y la salud son lo primero. Por eso he decidido que, tras más de 20 años dedicando mi vida a este maravilloso deporte, ha llegado el momento de parar”, repasa la internacional, que cerró su temporada hace poco más de dos semanas disputando la Final Four de la Euroliga femenina en Estambul con el Fenerbahçe, al que había regresado tras su paso por el Casademont Zaragoza. “No tiene por qué ser un adiós definitivo, pero situaciones personales no me permitirían acudir a la llamada de la selección con la concentración y energía necesarias para afrontar unas citas tan exigentes como las del próximo verano. No sería justa con mis compañeras, ni con los aficionados que siempre nos ha apoyado. No sería yo”, recalca Nicholls, tras 14 temporadas como profesional y experiencias en Turquía, Polonia, Italia y Rusia.

“Necesito coger aire. No disfrutaba en la pista”, declaró Marta Xargay hace un año. “Tenía que parar, por el respeto que le tengo a este deporte, para volver a amarlo. Me lo tomo como un tiempo muerto un poco largo. Pero ni yo misma sé si es una retirada definitiva”, contó la jugadora de Girona, meses antes de cumplir los 30, para explicar su retirada de las pistas. En enero, Anna Cruz anunció su adiós a la selección con reproches velados al entrenador, Lucas Mondelo. “A la familia no se la trata así. Se me hace muy complicado lidiar en el día a día con ciertas cosas que no se ajustan a lo que yo entiendo que es la profesionalidad de este deporte: respeto y dignidad hacia unas profesionales que llevan una exitosa carrera a sus espaldas”, señaló Cruz, de 34 años. Ahora es Laura Nicholls la que pone otro punto y aparte. Tres de las jugadoras más laureadas de la historia del baloncesto femenino español no estarán presentes en el reto gigantesco de este verano.

MÁS INFORMACIÓN

España afrontará el Europeo de Valencia (17 al 27 junio) y los Juegos de Tokio (23 de julio al 8 de agosto) de forma consecutiva, con solo 25 días de margen entre una y otra cita. Un desafío inédito que el equipo dirigido por Mondelo comenzó a preparar con una concentración el pasado mes de noviembre en L’Alquería, después de nueve meses sin verse por la pandemia. El seleccionador citó entonces a un grupo de 19 jugadoras, con las artífices de las siete medallas consecutivas (Laia Palau, Laura Nicholls, Silvia Domínguez, Alba Torrens, Anna Cruz, Laura Gil y Astou Ndour), el pujante eslabón intermedio (integrado por Cristina Ouviña, Queralt Casas, Leo Rodríguez, Andrea Vilaró y María Conde, ausente por lesión), la base del relevo generacional (Laura Quevedo, Belén Arrojo, Nogaye Lo, María Araujo, Paula Ginzo y Maite Cazorla) y dos joyas de futuro (las debutantes Raquel Carrera y Aina Ayuso, 19 y 21 años respectivamente, elegidas hace tres semanas en el draft de la WNBA). Una lista con ocho jugadoras por debajo de los 25 años con la que Mondelo apuntaba a una transición como la que se dio en la selección entre 2008 y 2009 o entre 2012 y 2014.

El “tiempo muerto” que se toma la imprescindible Nicholls, la jugadora con más minutos en pista en el Mundial de 2018 y el Eurobasket de 2019, empuja a acelerar el relevo. Nicholls no había faltado a ningún campeonato con la selección desde su debut en 2008, con 19 años, en el Preolímpico rumbo a los Juegos de Pekín. En su infatigable currículo: nueve medallas en 11 torneos y el noveno puesto en el ranking histórico de internacionalidades. La presencia de Raquel Carrera en la lista ya se daba por segura después de su sobresaliente temporada con el Valencia Basket, con un protagonismo determinante en la conquista de la Eurocup y la disputa de la final de la Liga Femenina Endesa, pero ahora se antoja imprescindible para tapar el agujero que abre la ausencia de Nicholls. Una entrega de testigo, entre dos jugadoras con idéntica altura (1,90m) y posición, que anticipa un tiempo nuevo en un equipo memorable.

Nicholls, en el centro de la piña de la selección celebrando el oro en el Eurobasket de 2019. feb
Nicholls, en el centro de la piña de la selección celebrando el oro en el Eurobasket de 2019. feb

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50