EUROLIGA FEMENINA

El Ekaterimburgo de Alba Torrens impone su lujo ante el orgullo del Avenida y gana la Euroliga femenina

El elenco del equipo ruso supera a un Perfumerías lastrado por las lesiones (68-78) y la internacional española conquista su sexto título con el que entra en el podio de las más laureadas del torneo

Las jugadoras y técnicos del Ekaterimburgo celebran la conquista de la Euroliga. fiba
Las jugadoras y técnicos del Ekaterimburgo celebran la conquista de la Euroliga. fiba

El Ekaterimburgo ruso, una selección mundial con categoría de equipo de WNBA, impuso su lujo ante el conmovedor esfuerzo del Perfumería Avenida y se adjudicó su sexta Euroliga. Las mismas que tiene ya en su palmarés Alba Torrens. La internacional española, de 31 años, entra en el podio de las jugadoras más laureadas de la competición. Torrens alcanza en el palmarés de la era moderna a la estadounidense Diana Taurasi, tres veces campeona de la WNBA con Phoenix Mercury (2007, 2009 y 2014), siete veces All Star, y seis veces campeona de la Euroliga, entre 2007 y 2016 (con el Spartak de Moscú y con el propio Ekaterimburgo); y a la rusa Natalia Vieru (otros seis títulos entre 2008 y 2019). También iguala a las italianas Lidia Gorlin, Catarina Pollini, Stefania Passaro y Mara Fullin, referentes del baloncesto transalpino que sumó una decena de trofeos entre 1980 y 1995. En el horizonte, la inalcanzable letona Uliana Semenova, de 2,13m, un mito del baloncesto femenino. Semenova conquistó dos oros olímpicos (Montreal 76 y Moscú 80), tres mundiales y 10 Europeos consecutivos con la URSS y, en su currículum de clubes, fue 11 veces campeona continental con el histórico Daugawa de Riga soviético, gobernador absoluto del palmarés del torneo con 18 títulos en las primeras 24 ediciones, de 1959 a 1982. La primera Euroliga de Torrens llegó con el Avenida en 2011, después ganó en 2014 con el Galatasaray, y las cuatro últimas con el Ekaterimburgo (2016, 2018, 2019 y 2021).

Alba Torrens, con su sexta Euroliga. fiba
Alba Torrens, con su sexta Euroliga. fiba

En la final de Estambul, Torrens, 170 internacionalidades y 8 medallas con España, aportó tres puntos y tres rebotes en 19 minutos de juego, suficientes para respaldar el trabajo de Emma Messeman (19 puntos y 8 rebotes), Courtney Vandersloot (12 asistencias), Brittney Griner y Jonquel Jones. Un muro inabordable para un Avenida orgulloso que, liderado por el ímpetu febril de Tiffany Hayes (29 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias), estiró su rendición hasta los minutos finales después de sobreponerse a todos los achaques posibles y a la demoledora lesión de Maite Cazorla, que lastró definitivamente las aspiraciones salmantinas. El Ekaterimburgo de Miguel Méndez (tercer título consecutivo) alzó la cuarta Euroliga en las últimas cinco ediciones disputadas. En el 10º aniversario de su conquista continental, el Avenida anunció batalla de futuro con un proyecto joven que resistió con personalidad y peleó con pasión ante su todopoderoso rival.

MÁS INFORMACIÓN

Reunió el Ekaterimburgo a Brittney Griner (2,03m), Emma Messeman (1,93m) y Breanna Steward (1,91m) en su contundente quinteto inicial, cargado de envergadura. Ejemplo del elenco inabarcable del conjunto ruso, con seis All Star de la WNBA en su plantilla, tres de ellas campeonas de la liga estadounidense. Doce millones de euros de presupuesto frente a uno del club salmantino. Pero, aplicado en defensa y vertiginoso en ataque, el Avenida esquivó el choque y apostó por el vértigo para sorprender a su rival de salida. Tiffany Hayes y Emese Hof se lanzaron sin miedo ni complejos a la batalla. Del 8-2 del minuto 3 al 19-7 apenas cuatro más tarde, con el único pero grave contratiempo de la lesión de Maite Cazorla. La jugadora grancanaria se dobló el tobillo derecho en un marcaje defensivo y se marchó al banquillo entre lágrimas, consciente de que dejaba coja la ya maltrecha rotación de su equipo. La adversidad trastocó el cuerpo y el alma del Perfumerías, que vio cómo se achataban aún más sus opciones ante el dream team dirigido por Miguel Méndez.

Fue otra torre, Jonquel Jones (1,98m), la que rearmó paulatinamente a un Ekaterimburgo atenazado, pero consciente de sus recursos (21-16, m. 10). Mientras, en el banquillo salmantino se jugaba un partido simultáneo, con el doctor y las recuperadoras intentando recuperar a marchas forzadas a Cazorla. Sin Andrea Vilaró, también tocada, fue Hayes la que se multiplicó para asumir también la dirección en los descansos de Silvia Domínguez. Pero el rodillo ruso comenzó a causar estragos en la defensa salmantina. Un triple de Allie Quigley selló el empate (25-25, m. 14) y una bandeja de Breanna Stewart completó un parcial de 4-17 justo antes del viaje a los vestuarios (29-39, m. 19). Para entonces, el vigoroso conjunto ruso volaba ante un Avenida al que los achaques le empujaron al territorio de las dudas. El segundo cuarto se cerró con un concluyente 9-23, con la terna Griner, Messeman, Jones imponiendo su ley en la pintura y su experiencia a pista completa frente al equipo más joven de la Final Four, con 24 años de media.

El Avenida pasó del optimismo irreductible a la resistencia abnegada, Cazorla como imagen del sufrimiento. La grancanaria regresó a la pista, vendada hasta la rodilla, pero apenas aguantó unos segundos antes de inscribirse definitivamente en el parte de guerra salmantino. Tampoco Silvia Domínguez estaba para mucho más. Con Leo Rodríguez y Hayes alternándose en la dirección y Katie Lou Samuelson intentando encontrar rendijas, el Perfumerías se lanzó a por un imposible. El conjunto de Roberto Íñiguez despejó la pena y se entregó a la causa redoblando la pasión y la intensidad. En cuatro minutos, el marcador pasó del 38-52 al 53-57. Un parcial de 15-5 que permitió al equipo salmantino a garrarse a la final. El Ekaterimburgo se metió en un atolladero, Leo Rodríguez le tomó el pulso a la dirección y Katie Lou ajustó más las cuentas (57-59, m. 31). La ansiedad y las pérdidas frenaron momentáneamente el impulso del Avenida, pero la vuelta a pista de Silvia Domínguez (reservada para los minutos finales) y los puntos de Milic estiraron un poco más la rendición salmantina. Finalmente, el esfuerzo de la persecución y la quinta falta de Hof acabaron con el sueño charro. El martillo pilón de Messeman terminó de sentenciar la final. El Ekaterimburgo era campeón de Europa. Alba Torrens suma su sexta corona continental.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50